Sala de prensa Sala de expertas y expertos Pere Tarrés en cifras Opinión y análisis de actualidad
 Volver a noticias

8 de cada 10 alumnos de Educación Social y Trabajo Social trabajan en el ámbito socioeducativo

19.03.19

La Educación Social y el Trabajo Social son dos profesiones con altos niveles de inserción laboral. Así lo constata el 9º Estudio sobre la Inserción Laboral que ha realizado Fundación Pere Tarrés que recoge que el 88% de los alumnos, 9 de cada 10, se han incorporado al mercado laboral seis meses después de terminar sus estudios en la Facultad de Educación Social y Trabajo social Pere Tarrés - Universidad Ramon Llull el curso 2017 hasta 2018.

Para valorar los resultados del estudio sobre inserción laboral, hay que tener en cuenta la situación coyuntural del país, que a pesar evolucione positivamente según algunos indicadores, presenta aún elevados índices de paro juvenil. Según Informe de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2018, la tasa de desempleo entre jóvenes de menos de 25 años en Catalunya fue del 27,7%, mientras que la tasa de desempleo entre los graduados en educación Social y Trabajo Social es del 6%.

Alta inserción laboral de los grados en Educación Social y Trabajo Social

Por estudios, el porcentaje de graduados en Educación Social que ya están trabajando en el ámbito socioeducativo es del 91%, en su mayor parte como educadores sociales, mientras que en Trabajo Social es del 73%, también en gran parte como trabajadores sociales. Cabe destacar que en Trabajo Social la contratación siempre requiere la titulación, en cambio en Educación Social, en algunas ocasiones, no es un requisito imprescindible. Sólo un 6% de los encuestados está en paro mientras que el 5% restante ha optado por continuar sus estudios a través de másters, postgrados o formación continua.

Con respecto a la situación contractual, un 38% de los titulados que ya trabajan tienen contratos indefinidos y un 56% son temporales. Con respecto a la jornada laboral, la modalidad de jornada completa reúne un 67% de los titulados, mientras que el 33% restante trabaja en jornada parcial.

Los centros de acogida, el ámbito de intervención con más aumento

Entre los ámbitos de intervención por tipología de servicio de los trabajos de los graduados en Educación Social predominan centros residenciales de infancia y adolescencia y los centros abiertos. También hay una fuerte presencia de centros de acogida y particularmente, de centros de acogida de menores migrantes no acompañados, fruto del aumento significativo de llegada de este colectivo en nuestro país. De hecho, desde el inicio del verano pasado, la demanda de profesionales de la acción social especializados en la atención a los menores extranjeros no acompañados aumentó en un 90% en la bolsa de trabajo de la Facultad de Educación social y Trabajo social Pere Tarrés - URL.

El incremento en la demanda de estos perfiles profesionales, que tuvo su pico en el mes de junio y se estabilizó en septiembre, fue propiciada por la llegada de menores migrantes sin referentes. La necesidad de encontrar educadores y trabajadores sociales especializados para hacer frente a esta situación, calificada por el propio Gobierno de la Generalitat "de emergencia social", hizo que la bolsa de trabajo de la Facultad no pudiera cubrir el 100% la demanda de las entidades sociales que las solicitaban.

Las Fundaciones, uno de los principales centros contratantes

Una de las conclusiones de este estudio es que las Fundaciones han aumentado las contrataciones respecto a los años anteriores, representando un 46% del total. Del resto de encuestados, el 19% trabaja en una cooperativa, el 19% en una empresa, el 10% trabaja en la administración pública y el 6% trabaja en una asociación.

Por ámbitos de intervención, los titulados en Educación Social han sido contratados mayoritariamente para trabajar a favor de la infancia y la adolescencia, un 79%, seguido a gran distancia por Juventud, Mediación y resolución de conflictos, Acción social comunitaria y participación social y migración. Mientras que los graduados en Trabajo Social intervienen en ámbitos como el de Mayores, seguido por Salud Mental, Diversidad Funcional, Acción social comunitaria y participación social.

Las prácticas curriculares, elemento clave en la inserción laboral de los graduados

Desde la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés-URL siempre ha dado mucha importancia a la calidad del aprendizaje que reciben los alumnos durante sus estancias prácticas y la vinculación con sus responsables. Prueba de los buenos resultados de esta relación es que el 67% de los encuestados están trabajando en el mismo ámbito en el que han realizado sus prácticas curriculares.

El decano de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés, Dr. Joan-Andreu Rocha Scarpetta, explica estos buenos resultados a través de la vinculación de la Universidad Ramon Llull con las entidades sociales: "La Universidad Ramon Llull nace de la unión de entidades sociales con una clara vocación educativa y social. La suma de todos los esfuerzos favorece el funcionamiento de la iniciativa social y del tejido social. Además, muchos de los alumnos que estudiaron con nosotros en la década de los noventa crearon sus propias entidades con las que continúan vinculados a día de hoy ".

El 48% de los estudiantes ya estaban insertados laboralmente sólo tres meses después de terminar la carrera. En un 27% de los casos, los estudiantes ya tenían trabajo antes de acabar los estudios, bien a tiempo completo o a tiempo parcial.

Más de 25 años de Educación Social

La Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés - URL va celebra el curso pasado los 25 años del inicio de los estudios de Educación Social, que la avalan como una profesión consolidada y con amplio reconocimiento social. La Facultad ha sido pionera en la puesta en marcha de estos estudios y está situada en los primeros puestos de numerosos rankings universitarios.

La Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés - URL tiene la voluntad de contribuir a la construcción de una sociedad más justa y cohesionada a través de la investigación rigurosa, la transferencia de conocimiento y la formación de las personas.