Sala de prensa Sala de expertas y expertos Pere Tarrés en cifras Opinión y análisis de actualidad
 Volver a noticias
  • Entrevista a Laura Toledo, promotora del MCECC

Entrevista a Laura Toledo, promotora del MCECC

30.01.18

En esta entrevista hablamos con Laura Toledo, promotora del MCECC, que realiza el acompañamiento a los centros de esplai de las Zonas Barcelona ciudad y comarca del Barcelonés.

Laura tiene estudios en Historia y forma parte del Centro de Esplai Xiroia de Barcelona.

Con ella hemos hablado de la figura de los promotores y promotoras del Movimiento de Centros de Esplai Cristianos Catalanes, sobre qué le ha aportado y por qué son tan importantes.

Como primera pregunta y para situar a las personas que están leyendo esta entrevista nos gustaría que explicaras qué es un/a promotor/a del MCECC.

Un/a promotor/a es un miembro del Equipo Técnico del Movimiento que se encarga del seguimiento y acompañamiento a los centros de esplai federados. Como todo lo que implica ser Movimiento, también participa activamente de la vida de éste y en todo lo que repercute, directa o indirectamente, en los centros de esplai. Actualmente somos un total de 7 promotores, tres en los territorios de la provincia de Barcelona, repartidos en los arciprestazgos de Barcelona, ​​Sant Feliu y Terrassa; una en el territorio de Tarragona; uno en el territorio de Tortosa; uno en los territorios de Lleida, Urgell y Solsona; y uno más recién incorporado en Mallorca.

¿En qué tareas les ayudáis o les dais apoyo?

Tenemos un gran abanico de funciones y por eso es complicado poder determinar tareas concretas cuando nos preguntan "qué hacemos". Yo siempre explico, anecdóticamente, que somos como un "Yahoo respuestas" o bien como un botón de ayuda. En todo caso, damos respuesta a las necesidades que puedan tener los centros: desde aspectos técnicos, como ayudas económicas, becas, subvenciones de los respectivos ayuntamientos, gestión directa del centro,... hasta necesidades pedagógicas, como formaciones, mediación, acompañamiento en algún caso concreto o a un equipo nuevo para el funcionamiento general del centro, etc. Por lo tanto, hacemos este acompañamiento directo al equipo de monitoras y monitores de los esplais; pero también lo hacemos a través de las Zonas y Territorios, entendidos como espacios de participación.

¿Por qué es importante esta figura? ¿Qué la hace necesaria?

En la acción del día a día de los centros de esplai no tenemos una especial incidencia. Entendemos que en el Movimiento hay una gran diversidad de centros de esplai, de maneras de organizarse y de funcionar. Pero consideramos que una figura como la del promotor/a, de una persona que te acompaña y te ayuda cuando tienes la necesidad, es una seguridad para los centros de esplai y también para los responsables jurídicos de referencia. Si observamos, por ejemplo, los esplais de Barcelona, ​​se caracterizan por tener un cambio constante en el equipo de monitoras y monitores. Esto afecta en lo que llamamos relevo y formación, ya que las responsabilidades cada vez son mayores: dar cumplimiento a la legislación actual, seguir protocolos de actuación concretos, hacer equipo y por tanto cohesionar un estilo pedagógico uniforme, etc. En todo esto, una figura como la de promotor/a, puede acompañar, como ya he comentado antes, con el abanico de funciones al equipo que se está formando. Un equipo que probablemente al cabo de un año o año y medio sea totalmente diferente y, por lo tanto, tenga que volver a empezar. Pero no es sólo acompañar a los más jóvenes, en un ámbito que siempre es agradecido tener alguien con quien contar, sino acompañar a cualquier persona del equipo (aunque pueda tener mucha experiencia) con los cambios que puedan producirse a nivel administrativo y legal: es ese acompañamiento más técnico del que hablábamos. O bien en situaciones delicadas con las que no se habían encontrado nunca y sin el Movimiento, o una figura similar a la de la promotora, no sabrían a quién pedir ayuda. En todos estos casos, las promotoras, junto con otros equipos del Movimiento, nos hacemos presentes. Pero sin hacernos "salvadoras" ni protagonistas de la acción del esplai. Incluso podríamos decir que somos como una barandilla de escalera, que siempre estamos, tanto para subir como para bajar, pero no somos imprescindibles.

¿Dónde necesitan más vuestro acompañamiento?

En general, cada centro es un pequeño mundo diferente. Creo que es complicado explicar un acompañamiento concreto, pero sí que es cierto que el atractivo del esplai son los niños. Y, por tanto, la preocupación directa del equipo de monitoras y monitores es hacia la acción educativa y pedagógica. Con todo ello, es natural que haya menos monitores/as formados en temas administrativos y donde pueden necesitar más ayuda es en este punto: temas de gestión económica (presupuestos, facturas, becas, ayudas ...) y temas de gestión documental y legal (qué hacer con la documentación de los niños, que tengo que pedir, cuántos títulos tengo que tener, como se hace un seguro,...).

No sólo hacéis un asesoramiento técnico, sino que también participáis en actividades como los encuentros de zona. ¿Nos podrías explicar en qué consisten?

Ser Movimiento tiene muchas connotaciones. Los niños de los centros de esplai son Movimiento, los equipos de monitoras y monitores son Movimiento. Cuando estamos haciendo esplai, estamos haciendo Movimiento, y cuando estamos reunidos evaluando la actividad también. Pero más allá de esta rutina de los centros de esplai y grupos de colonias, nos encontramos que las monitoras y los monitores son personas inquietas, que no pueden parar y siempre están en "movimiento". Esta inquietud les hace formarse, participar activamente en las actividades de los barrios, ciudades y pueblos correspondientes, etc. Ser Movimiento también significa poder participar activamente de la vida de éste, y, por tanto, compartir con otros monitores/as de otros centros de esplai. En el MCECC tenemos varias maneras de participar y una de éstas es en el ámbito territorial, por lo que se constituyen las zonas, como agrupaciones de centros de esplais. Estas zonas y territorios se marcan unos objetivos, de acuerdo con el plan de acciones del MCECC que llevan a cabo a lo largo del curso. Las promotoras y promotores tenemos unas zonas de referencia que corresponden a los centros de esplai que acompañamos. Y, por lo tanto, acompañamos a las zonas en los mismos aspectos: técnicos, administrativos, pedagógicos, etc. Cada zona es una pequeña galaxia con varios mundos, y por tanto tienen unas necesidades de acompañamiento diferentes, unos objetivos y ambiciones diferentes. La mayoría, a lo largo del curso, plantea un tipo de actividades similares: encuentros de los centros de esplai de zona. Con varios formatos: con un carácter lúdico-formativo, como son los encuentros de monitores y monitoras, de un fin de semana con todos los niños, o bien sólo con los adolescentes; o tal vez sólo de un día a en un espacio de la propia zona, etc. Como promotor/a acompañamos, si hay necesidad, en estas actividades y nos hacemos presentes en el máximo posible.

¿Qué más aporta el MCECC los centros de esplai?

Los Centros de Esplai son Movimiento, pero es natural que todas las ventajas de formar parte del MCECC (la formación, las dudas económicas, la mediación, el espacio de reflexión y fe, el compartir con otros esplais...) sería muy complicado llevarlo a cabo sin una organización interna; y más con los números y ambiciones de los que formamos parte del MCECC. Es por ello que la figura de promotor/a hace de enlace entre la comunidad del MCECC. El sentimiento de los centros de esplai, cuando se sienten Movimiento, es mucho más que tener a alguien que te enseña a hacer subvenciones, es poder sentirse protegido, pero a la vez valorado con el trabajo que haces, es sentirse parte "de algo más "que va más allá de mi esplai, o del esplai de al lado. Y cuando se entiende ésto, los promotores y las promotoras podemos llegar a ser una pequeña guía hacia lo que necesita, o que busca la comunidad de monitores/as, aquel centro o de aquella zona y territorio.

¿Cuál es la mejor experiencia personal que te aporta ser promotora?

Creo que ser promotora me ha traído una experiencia vital muy importante. Está claro que cuando trabajas con personas te hace crecer; evidentemente que tiene sus dificultades y tener que lidiar con tantas personas voluntarias, con el añadido de que su tiempo libre para hablar contigo es por las noches o fines de semana (fuera de nuestro horario laboral). Pero también tiene una ventaja que lo compensa todo: en mi caso es trabajar con personas y trabajar con amor. Y por ello a lo largo de estos años he aprendido mucho sobre las personas, como concepto general, pero también sobre los esplais, sobre pedagogía, sobre la imaginación para salir de los problemas, sobre la paciencia cuando las cosas no salen como queremos. Todo esto, y seguramente mucho más, que no puedo explicar con palabras es lo que me aporta ser promotora. Este último año hablo de los centros de esplai como si fueran los niños de mi esplai. Me planteo que con los niños no hacemos un trabajo para que aprendan a sumar 2 + 2, o una educación tan formal, como por ejemplo en la escuela. No les enseñamos lo que creemos que tienen que aprender, sino que les acompañamos, les amamos, les damos la mano cuando la necesitan. Y así me siento cuando actúo como promotora, sobre todo cuando hago acción directa en una zona o en un centro de esplai. Y así me siento cuando los centros y los monitores te agradecen el simple hecho de estar y escucharlos. La típica "sonrisa" de un niño que es lo mejor que puede recibir una promotora; o como cuando una monitora te abraza o simplemente te mira y te dice "gracias". Y no somos superhéroes, lo sé, pero poder aportar un granito de arena en el mundo del esplai es una gran satisfacción.