COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Una Navidad con juegos y juguetes... sostenible y responsable

  •  Una Navidad con juegos y juguetes... sostenible y responsable
 Una Navidad con juegos y juguetes... sostenible y responsable
Comparte en las redes sociales

24.12.20

Hacer un consumo responsable en Navidad significa pensar en el presente y el futuro de las personas que nos rodean y las del mundo entero, de manera más general.

Tener cuidado del planeta a la hora de gestionar las Fiestas, tener presente la situación actual de restricciones a la hora de pensar en nuestros familiares y hacer compras de regalos de manera controlada son algunas de las acciones que podemos hacer estos días.

Cuando hablamos de sostenibilidad y consumo responsable estamos pensando en el futuro de la sociedad y en cuál será nuestra huella ecológica; tan importante es lo que está pasando ahora como lo que pasará dentro de unos años ...

Qué aspectos debemos tener en cuenta:

· Hacer una buena planificación de las comidas nos permitirá comprar productos de temporada y de proximidad o Km 0. También significa investigar y observar cuáles son las cosas que gustan o desean las personas que nos rodean y buscar, revolver y elegir antes de comprar. Antes de comprar ningún juego o juguete asegurémonos de lo que nos ofrece el mercado y seleccionamos lo que, realmente, queremos.

· Continuar manteniendo hábitos cotidianos como llevar bolsas de tela juntas al salir de casa. Cuando vamos a comprar hagamos uso de la carretilla o el cesto y, si compramos juegos y juguetes fijémonos en los envoltorios ... Un juguete, por estar envuelto con muchos plásticos y papeles, no es mejor que otro. Cuando tengamos el producto en casa ya decidiremos cuál es el envoltorio que le ponemos si es que le ponemos!

· Reducir el consumo de plásticos es básico para la sostenibilidad del planeta pero también hay que reducir las montañas de regalos que reciben los niños... Recordemos que educamos con cualquiera de nuestras acciones. Las Fiestas de Navidad son magia porque unos personajes muy especiales te llevan regalos que tú has pedido o no... Pensemos que es más importante: hacer un regalo que guste al niño o hacer muchos que, tal vez, nunca se llegará a mirar... Y el efecto sorpresa cuando recibes algo que no esperabas? Hay quien habla, incluso, de la regla de los cuatro regalos: Algo para ponerse, algo para leer, algo que les haga mucha ilusión y algo que necesiten.

· Informémonos los producto que compramos. A nivel de alimentación preguntémosle al tendero o tendera en qué condiciones es mejor conservar ese producto; a veces lo ponemos todo en la nevera cuando, tal vez, no es necesario. En cuanto a los juegos y juguetes, miremos el lugar donde han sido fabricados; en nuestro entorno se fabrican juegos y juguetes hechos con materiales que son respetuosos con las personas que las fabrican y con el entorno natural. Vayamos a la tienda del barrio y preguntémosle al experto que nos atenderá y seguro que nos dará una información de calidad.

· Reutilizar materiales que tenemos por casa a la hora de hacer adornos o envolver regalos. Esta Navidad, que la mascarilla forma parte de nuestro vestuario, podemos hacer mascarillas de algodón y regalarlas dentro de tarros de cristal con un lacito bien bonito. Un regalo práctico y personal. El estampado de la mascarilla ya le dará color al regalo... No hace falta más!

· Preparar espacios de casa para poder hacer una buena separación de los desechos y, si tenemos niños, hagámosles partícipes de la decoración de los contenedores para que vayan aprendiendo qué material va en cada uno de ellos. Durante las vacaciones escolares de Navidad podemos hacer mucho trabajo juntos!

· Pensemos en nuestro papel como educadores y educadoras cuando vamos a hacer los encargos de Navidad: que los juguetes activen la creatividad y la imaginación de los niños pero también la socialización entre personas, buscamos juguetes donde el niño sea el protagonista y no sólo un espectador, hagamos una selección intencionada donde haya variedad en la tipología de los juegos y juguetes que recibirán, miremos la letra pequeña de los productos que tenemos en las manos porque la publicidad puede ser engañosa y asegurémonos de que contiene el sello CE que asegura que ha pasado los controles de calidad de la Unión Europea, compremos juegos y juguetes adecuados a la edad de los niños que tenemos en casa y, sobre todo, no compremos nada si el precio no es lo que deseábamos pagar por ese producto.

Si, por un instante, volvemos a nuestra infancia, visualizaremos imágenes como aquella mesa puesta en casa de los abuelos con el mantel de tela y las servilletas a juego y, las sobremesas con la familia hablando y jugando... Momentos cargados de calor que servían para fortalecer el vínculo afectivo entre las personas que compartíamos ese momento.

Todos y todas sabemos que este año será diferente pero podremos seguir trabajando para hacer que la Navidad sea un poco más sostenible y el consumo de juegos y juguetes sea con medida, sin olvidar que las Fiestas Navideñas también son un buen momento para educar.

Felices Fiestas!