COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

¿Porqué es tan difícil decir lo que sentimos sin herir al otro?

  • ¿Porqué es tan difícil decir lo que sentimos sin herir al otro?
¿Porqué es tan difícil decir lo que sentimos sin herir al otro?
Comparte en las redes sociales

07.09.17

Porque es tan difícil decir lo que sentimos sin herir al otro? Y porque nos sentimos mal si no lo hacemos? Ser capaz de expresar lo que sientes, necesitas o piensas teniendo en cuenta lo que el otro persona siente, piensa o necesita es la habilidad que se denomina asertividad. Es una herramienta que nos es muy útil en nuestro día a día ya que tenemos muchos pequeños conflictos cotidianos que aplicándola nos facilitaría el día a día.

Hoy en el autobús una señora me ha pedido el asiento de muy malas maneras, me he sentido mucho "agobiada", muy irritada y le he tenido que ceder, pero sin hacerlo de buena gana. En este caso no he sido asertiva y la sensación que he tenido ha estado de culpa, de rabia... y sobre todo un "run-run" en la cabeza de porque no he sido capaz de decirle a la señora que me lo podría haber pedido de mejores maneras.

En la vida hay situaciones que nos pueden hacer sentir mal: dejar que alguien se nos cuele en la cola del concierto, o a la cola del súper, que nuestro superior nos hable mal y no saber responder o incluso que mi hermano me hable mal y no saber pararlo. Para convertir esta situación en situaciones positivas y ser asertivo, qué tengo que hacer?

El primer paso es centrarme en mí mismo, pensar y hablar desde lo que yo pienso, desde lo que yo necesito. No focalizar mi expresión en el otro.

El segundo paso es hablar de sentimientos, de lo que nosotros sentimos y experimentamos ante aquella situación.

El tercer paso es expresar aquellos sentimientos en relación a una situación concreta o específica. No generalizar ni hablar de cosas vagas ni ambiguas.

El cuarto y último paso es hacer una propuesta de cambio. Algo concreto que el otro tiene que hacer para que yo deje de sentirme así y pueda sentirme mejor.

Ser asertivo en situaciones complejas como por ejemplo solicitar un cambio laboral o comunicarle algo a tu pareja que a ti te genera inquietud, te puede propiciar sensaciones de bienestar, de autoconfianza, de respetar tu autoestima y la autoestima del otro y en general conseguir tus objetivos y ser exitós.

Aplicar este esquema al principio puede parecerte extraño y te puede dar la sensación que es muy cuadriculado, pero si te acostumbras a hacerlo verás que lo que te proporciona es una herramienta para expresarte en cualquier situación que te pueda generar cierto malestar.

Recuerda que tienes derecho a hacerlo, si lo haces será un gran éxito y una gran satisfacción personal.