COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Ocio Educativo para crecer

  • Ocio Educativo para crecer
Ocio Educativo para crecer
Comparte en las redes sociales

14.10.21

El Ocio Educativo es clave en nuestro modelo educativo y nuestro objetivo fundamental es que ninguna persona quede al margen del espacio mediodía. 

Es por eso que trabajamos de acuerdo con la igualdad de oportunidades para todo el mundo haciendo que cada día miles de niños de todo Catalunya tengan un plato a mesa y un acompañamiento activo y dinámico durante el espacio mediodía. 

En las últimas décadas ha habido una creciente acogida en nuestro territorio de personas migradas de orígenes muy diversos. Entendemos que hay diferentes barreras tan lingüísticas, económicas y sociales y es por eso que la necesidad de fomentar un Ocio Educativo más inclusivo y pleno de oportunidades para todo el mundo es una responsabilidad colectiva

Entendemos el Ocio Educativo con una fuerte base social que se ha ido consolidando durante las últimas décadas como un motor de transformación social, haciendo que los niños y los jóvenes tengan espacios donde su expresión cultural y de origen sea entendimiento como una cuestión colectiva donde aprenden desde una perspectiva cooperante. Los rasgos característicos que a veces se pueden intuir como una distancia entre unas y otras personas no es otro que cada individuo es único y la sociedad es plural en todas sus formas. Es por eso que esta diversidad nos tiene que consolidar como una sociedad más fuerte y más cohesionada teniendo presente los valores del respeto y la tolerancia como pilares básicos. 

En el Ocio nos adentramos en la cura y el acompañamiento mediante una comunicación asertiva y un lenguaje respetuoso al conjunto de la comunidad tanto en el rato de comida como en el rato de ocio. Crecer en estos espacios implica procesos de mediación que ayudan a proporcionar herramientas a los propios niños para favorecer la comprensión y la conciencia del conjunto de sus acciones, promoviendo que la persona reconozca las diferentes necesidades y realidades colectivas. Estas realidades son muy diversas y están presentes en todas las esferas de la sociedad. 

Es en este momento que el concepto de tolerancia cero coge fuerza y valor porque hagamos referencia al entorno seguro que hay que preservar en el seno de la comunidad educativa. Trabajar en estos espacios desde una perspectiva respetuosa nos implica como adultos a la responsabilidad de atender desde una visión objetiva e igualitaria a las necesidades de los niños y los jóvenes, rehuyendo de aquellos aspectos que provocan actitudes intolerantes verso la mayoría y haciendo frente a estas desde una visión global en valores universales como el respeto mutuo, la justicia global, la reducción de desigualdades y la paz, entre otros.

Estos espacios como los patios de los centros educativos son el tiempo de compartir con los y las otras compañeras y donante un lugar a la creación de un espacio lleno de oportunidades que promueve que los conceptos de amor y respeto sean fundamentales para vivir en un entorno el más óptimo posible. Hagamos lo posible porque todo el mundo tenga espacio y participio de forma igualitaria en el conjunto de las propuestas, espacios, actividades adecuado a las necesidades de cada alumno y garantizando la igualdad de oportunidad y la no discriminación en el entorno educativo.

Para acabar de conceptualizar estos espacios hagamos referencia al rato de comida, un tiempo clave en el aprendizaje de hábitos que tiene la función de devenir un espacio el más similar como casa. El espacio al cual hacemos referencia es muy proclive para trabajar la diversidad de orígenes de todo el alumnado,  puesto que se adapta la variedad de comidas que se ofrecen en un marco que engloba las diferentes culturas del mundo permitiendo crear una conciencia comunitaria y global más inclusiva y tolerante.