COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

El maltrato a la gente mayor. Una realidad invisibilizada

  • El maltrato a la gente mayor. Una realidad invisibilizada
El maltrato a la gente mayor. Una realidad invisibilizada
Comparte en las redes sociales

20.07.20

¿Existen los malos tratos invisibles hacia las personas mayores? Os contaré una historia. María vivía con su hijo, su marido y su madre viuda a un hogar unifamiliar. María cuidaba de su madre. Esa vivienda tenía algunas barreras arquitectónicas, unos escalones antes de poder acceder a la casa. Cada mañana, cuando se levantaba, iba a ver a su madre y la lavaba, la peinaba, le preparaba todas las comidas, la ayudaba a comerlas y, por la tarde, se sentaba con ella a ver la televisión mientras cosía.

María estaba muy satisfecha de cómo tenía cuidado de su madre, pero lo que no había pensado María es que Carmen —que así es cómo se llamaba la madre— permanecía toda la mañana en la cama y, además, para evitar que tuviera algún peligro de caer por las escaleras, no le permitía salir de casa. Ella no se había planteado nunca que esto podía representar un maltrato porque, ¿había tenido en cuenta qué pensaba su madre? ¿Carmen le había preguntado si quería quedarse toda la mañana en la cama? ¿Le había preguntado si no quería salir de casa durante años y convivir y compartir con otras personas que no fueran de la familia? Posiblemente, sabríamos cuál sería la respuesta que nos daría Carmen. Seguro que María no pensaba que le estaba infringiendo un maltrato, sino todo lo contrario.

El maltrato hacia las personas mayores es uno de esos temas de los que solo se ve la punta del iceberg. Seguramente, algunos de los malos tratos, que ahora definiremos, son claramente perceptibles, pero hay otros que quedan invisibilizados.

Existen varias definiciones sobre maltrato. A mí me gusta especialmente la del año 2002, en la que se incluye algo que creo que es interesante: el dejar de hacer. Y otro aspecto es el nivel de confianza que se establece entre la víctima y la persona que infringe el maltrato.

¿Cuáles serían los tipos de maltrato que pueden infringir las personas mayores? El físico, el psicológico, el económico, el sexual, el abandono, la negligencia y la vulneración de derechos. Seguramente es interesante ver para cada uno de ellos algunos ejemplos de cuáles serían las señales de alerta.

El maltrato físico es claramente identificable. Tenemos maltrato físico cuando vemos golpes, morados… El maltrato psicológico y emocional, cuando percibimos negación, insultos, amenazas... Por el tema económico, cuestiones relacionadas con los movimientos bancarios, la disminución del patrimonio, los cambios testamentarios de última hora.

En cuanto al maltrato sexual, podemos ver hematomas en genitales, la aparición de enfermedades venéreas ... Y tenemos que parar un momento para reflexionar: cuándo decimos que la gente mayor no tiene derecho a la sexualidad, ¿estamos infringiendo un maltrato?

La negligencia se da cuando observamos que hay una malnutrición, una falta de higiene o la ausencia de prótesis cuando son necesarias, como los aparatos odontológicos o auditivos. Finalmente, la vulneración de derechos que implica la falta de respeto hacia la libertad y la intimidad, la vulneración de la correspondencia. Por ejemplo, no preguntar a las personas cómo, con quién o dónde quieren vivir.

Volvemos de nuevo al caso de María y el Carmen. Si reflexionamos sobre nuestro entorno más lejano o más cercano nos damos cuenta de que podemos percibir algunos de estos malos tratos. Los hay, como decía, más visibles, y claramente los podemos ver, y hay algunos que están más invisibilizados, pero entre todos tenemos que ser capaces de hacerlos salir a la luz. Entre todos debemos ser capaces de poder combatirlos. ¿Nos comprometemos a pasar del maltrato al buen trato?

Mark Twain nos decía "Las arrugas indican donde ha habido sonrisas." Hagamos que nuestros mayores tengan muchas arrugas relacionadas con muchas sonrisas.