COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

La Responsabilidad Social y el Tercer sector

  • La Responsabilidad Social y el Tercer sector
La Responsabilidad Social y el Tercer sector
Comparte en las redes sociales

14.11.17

La Responsabilidad Social nace para englobar y recoger todos los aspectos del que tiene que ser el comportamiento responsable de una entidad. Inicialmente estaba muy vinculada en el mundo de la gran empresa y progresivamente llegó a la media y pequeña empresa y también a las administraciones públicas, y otras entidades no empresariales.

Es una de las palancas o espacios más habituales en el que las entidades del tercer sector se encuentran con entidades empresariales puesto que, en las administraciones públicas, por el propio desarrollo de las competencias de estas, ya hay múltiples espacios de encuentro.

Gracias al desarrollo de la RSC, actualmente las entidades empresariales están migrando del modelo meramente filantrópico y con perfil de donante, hacia el actor que contribuye al desarrollo, mejora y especialización del tercer sector, más allá de la propia financiación.

Hasta aquí es dónde, hasta ahora, Responsabilidad Social y Tercer sector han sido vinculados: un medio para que las entidades contribuyan con el estrato social organizado (ya sean fundaciones, asociaciones, ongs, etc) más allá de la contribución a la sociedad a través de su servicio, producto, impuestos, etc.

Sin embargo, cabe una reflexión más profunda de esta relación y que recientemente está empezando a coger fuerza: cómo tiene que ser la responsabilidad social de una entidad del tercer sector? Más allá del hecho de ser entidades sin ánimo de lucro que trabajan para mejorar la vertiente social, ambiental, cultural, de género, deportiva, etc, de la sociedad y más allá de ser sujeto receptor de esta responsabilidad social de terceros, tienen que ser las entidades del tercer sector responsables socialmente? Y tanto!

Hay el riesgo de asumir que por el hecho de hacer una tarea sin ánimo de lucro y “por el bien común” ya se es socialmente responsable, pero esto no es así.

La Responsabilidad Social va mucho más allá de las acciones o resultados directos y/o indirectos del modelo de trabajo de la entidad, sea cual sea (intervención, sensibilización, participación, etc). Supone una correcta gestión de recursos, un comportamiento ambiental respetuoso con el medio, una ética y una transparencia en la gestión económica, una correcta gestión de personas (y esta vertiente es anchísima, desde la conciliación, hasta los salarios dignos o los planes de desarrollo profesional), y en muchos casos un acto de coherencia con la misión, la visión y los valores propios de las entidades.

Son estos aspectos los que dentro de una buena parte del tercer sector vemos que, en muchos casos, por falta de capacidad, recursos, personal especializado y la dependencia excesiva de subvenciones o financiación de terceros, que limitan su actividad, todavía no son tenidos mucho en cuenta o no tienen la importancia que tendrían que tener.

La buena noticia es que esta tendencia está cambiando. Con las nuevas corrientes de la RSC que ya se extrapolan en los territorios socialmente responsables, a la interrelación entre agentes diversos y que se enfoca hacia el sumatorio de esfuerzos, cada vez más entidades del tercer sector se encuentran desarrollando su responsabilidad social, ya sea puntualmente y en ámbitos concretos, ya sea intermediando un plan de acción global que incorpore todos los ámbitos de desarrollo de la RSC, así como los objetivos y acciones a conseguir a corto, medio y largo plazo.

Desde Consultoría y Estudios de la Fundación Pere Tarrés damos asesoramiento y apoyo técnico tanto a entidades empresariales, como la administración y al tercer sector para el desarrollo de su Responsabilidad Social, en el convencimiento de que un país tiene que ser responsable socialmente en su conjunto, desde cada ciudadano hasta cada una de las formas de agruparse socialmente o profesional que este tiene.