COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

La llave de la felicidad

  • La llave de la felicidad
La llave de la felicidad
Comparte en las redes sociales

13.09.17

Cómo dicen los expertos tenemos 60.000 pensamientos al día. La mayoría de ellos son repetitivos, negativos y están anclados al pasado o a cosas que no pasarán.

Cómo dice el cuento sufí, una noche Nasrudín estaba alrededor de una farola buscando algo. Pasó un vecino y le preguntó:

- Nasrudín, que haces?

- Busco la llave de mi casa.

Y el vecino se puso a ayudarlo. Estuvieron mirando bajo la farola y no la encontraban. En el momento pasó una vecina y le dijo:

- Nasrudín, que estáis buscando?

- Mi llave, que no la encuentro.

Y venga a buscar por debajo la farola las tres personas hasta que pasó un señor grande y los dijo:

- Qué estáis haciendo aquí, Nasrudí?

- Buscamos la llave de mi casa.

- Nasrudín, lo has perdido aquí, bajo la farola?- le pregunta el señor.

- No - contesta Nasrudín - la he perdido en mi casa, pero allí está muy oscuro.

A la mayoría de nosotros nos pasa como Nasrudín, buscamos afuera cuando las herramientas y la llave de nuestra felicidad la tenemos en nuestro interior.

1. Vive el presente aquí y el ahora. Olvídate de estar pendiente del pasado. Si vives anclado al pasado o sufriendo por el que dónde sabes qué pasará dejas de estar en el que ahora es tu vida.

2. Deja de escuchar tu ego. El ego sólo te priva y te dice que no podrás. Te mete en la crítica y en la relatividad de las cosas buenas que te pueden pasar. Conecta con tu esencia. Escucha lo que querrías hacer. Conecta con tu corazón y seguramente tus actuaciones y tu vida te llevará a un siguiente nivel de felicidad.

3. El dolor es inevitable, el sufrimiento es una opción como dice el doctor Maria Alonso Puig. Busca la relación entre los pensamientos y las emociones. Cuando tienes alguna emoción aflictiva quiere decir que algún pensamiento ha generado esto. Por lo tanto si eres consciente de esta relación es mucho más fácil gestionar y controlar estas emociones que nos hacen sufrir.

4. Responsabilízate del que te pasa. No te hagas una víctima, hazte responsable de las circunstancias y de los hechos que te rodean.

5. Deja de banda el juicio, la crítica, la envidia y la pereza. Ponte en acción y rodéate de personas que te llenen de positividad y que te den las herramientas para poder sacar la mejor versión de tú mismo.

6. Toma las decisiones desde el amor y no desde el miedo. Juega para ganar y no para perder.

Con todo esto lo que quiero decirte es que no busques fuera ni pongas en manso de los otros lo que tú ya tienes adentro. Pon luz a tu interior y coge bien esta llave de la felicidad.

Recuerda, la mente es como un paracaídas, sólo funciona si se abre, como dijo Albert Einstein.