COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Los Consejos Infantiles en tiempo de pandemia: adaptarse a la "nueva virtualidad"

  • Los Consejos Infantiles en tiempo de pandemia: adaptarse a la "nueva virtualidad"
Los Consejos Infantiles en tiempo de pandemia: adaptarse a la "nueva virtualidad"
Comparte en las redes sociales

06.09.21

Con el estado de alarma generado por la pandemia que vivimos desde hace más de un año, son muchas las realidades que se han tenido que adaptar a esta nueva situación y, en eso, los consejos infantiles han sido también protagonistas de nuevas estrategias para continuar garantizando la oportunidad, el derecho y, ahora más que nunca, la necesidad de los niños y niñas de ser escuchados y continuar tejiendo vínculos en su ciudad y su entorno.

En un momento clave en que se construye el sentimiento de identidad y pertinencia, las medidas de distancia social han sido para los niños y niñas difíciles de asumir, en tanto que la participación de los y las niñas o adolescentes en todo lo que le afecta es lo que configurará su estatus de ciudadano o ciudadana (Ley 14/2010, del 27 de mayo, de los derechos y las oportunidades en la infancia y la adolescencia, pág. 5).

En este sentido, el esfuerzo, la capacidad de adaptación, la buena organización y gestión de la información, así como la capacidad innovadora por parte de entidades, administraciones y profesionales en el marco de los consejos infantiles, ha sido clave para generar nuevas dinámicas y estrategias participativas en entornos virtuales, con el objetivo de favorecer la convivencia y la integración social en el ámbito del vecindario y local, tal y como establece el artículo 12 de esta misma Ley, a pesar de que la situación de aislamiento vivida durante el último año haya dificultado dicha tarea.

Es por eso que, si bien durante el último trimestre del pasado curso los Consejos infantiles en muchos casos implementaron un sistema de sesiones de trabajo en formato virtual de modo provisional, la situación de emergencia ha hecho que dicho sistema se haya mantenido y evolucionado como estrategia de trabajo a lo largo del curso 2020-21.

El Consejo Infantil de Esplugues de Llobregat, un ejemplo de participación infantil en formato virtual

Éste ha sido el caso del Consejo Infantil de Esplugues de Llobregat el cual, además de dinamizar sesiones participativas en las aulas adaptadas a los protocolos preventivos (burbujas, mascarillas, distancias, etc), los niños y niñas han protagonizado sesiones plenarias en formato virtual donde ha sido necesario estructurar meticulosamente cada una de las sesiones.

Para dinamizar las plenarias un aspecto relevante es el orden, el contenido y el tiempo en cada una de las intervenciones con el fin de avanzar en el encargo a trabajar y, al mismo tiempo, con la voluntad de crear un ambiente de trabajo próximo a pesar de la distancia que puede generar la virtualidad. Es por esta razón que las sesiones se trabajan “Creando un espacio cuidado donde las necesidades de los y las niñas han estado al centro, avanzando en encontrar la comodidad dentro del mundo en línea. Abrir mucho la mirada a detectar si estábamos cómodos, si todas seguíamos el ritmo y si podíamos crear momentos de intercambio e interacción”, tal como explica Laura Xicart, dinamizadora del Consejo durante este último curso escolar.

En esta línea, las sesiones plenarias se plantean, por un lado, abriendo espacios de tiempo para que las chicas y chicos puedan conectarse y resolver dudas y, por el otro, dinamizando actividades a través de grupos de trabajo reducidos o plataformas más dinámicas como la pizarra digital y encuestas, creando así momentos para compartir inquietudes y vivencias más allá del encargo que los niños y niñas participantes tienen entre manos.

Al mismo tiempo, y teniendo en cuenta que la información que se va generando a lo largo de un proceso participativo es muy importante para procurar que las personas implicadas puedan llegar a un consenso, el trabajo coordinado con todos los agentes resulta clave para avanzar en el encargo. Por este motivo, la implicación de las familias, tutores y tutoras de aula, así como responsables técnicos y políticos, resulta determinante para garantizar el éxito de un proceso de participación dinamizado en la distancia y en que las niñas y niños son los protagonistas.

Así pues, si bien el trabajo coordinado entre todas las personas implicadas es vital para llegar a propuestas viables y tangibles en un proceso participativo, el trabajo en la distancia más allá de ser una dificultad añadida, con una organización cuidadosa de cada una de les intervenciones, el contenido, la metodología y el ambiente generado, puede hacer que la experiencia sea un éxito a tener en cuenta para próximas ediciones en Consejos Infantiles.