COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Casales y colonias para los niños y jóvenes en situación de "alta" vulnerabilidad social

  • Casales y colonias para los niños y jóvenes en situación de "alta" vulnerabilidad social
Casales y colonias para los niños y jóvenes en situación de "alta" vulnerabilidad social
Comparte en las redes sociales

24.07.18

Los medios de comunicación anuncian estos días casales y colonias de verano muy atractivos que organizamos las entidades de tiempo libre educativo. Las familias realizan un esfuerzo económico considerable para inscribir a sus hijoes e hijas durante el verano, pero sólo lo pueden hacerlo si disponen de unos ingresos económicos que se lo permiten. Desafortunadamente, hay otras familias que no pueden hacer frente al coste que estas actividades suponen.

¿Qué niños y jóvenes son los que no tienen las mismas oportunidades educativas, de ocio y de salud que el resto? Los siguientes son ejemplos de casos extraídos de la realidad social con la que nos encontramos. Hay una gran cantidad de niños y niñas en situaciones similares que solicitan una beca de verano de la Fundación Pere Tarrés: un niño de 9 años que ha cambiado tres veces en un año de habitación realquilada, donde duerme con su madre; un chico de 14 años que ahora está en un centro de acogida porque desahuciaron a su familia del edificio donde vivía, una niña que vive junto a su madre en un centro de atención a mujeres víctimas de la violencia y no disponen de ningún ingreso económico, los dos hijos de una familia de refugiados; niños de origen inmigrante, desarraigados de su país, que son derivados por los servicios de atención psicológica de la Generalitat, el hijo de un hombre que está en la cárcel y su madre tiene discapacidad, un menor acogido por su abuela que viven con una pensión de sólo 400 euros, la hija de una pareja que recoge chatarra por la calle, una niña con discapacidad de más del 60% y que necesita un cuidador para poder valerse, un niño con trastorno del espectro autista. .. Y así podríamos continuar con la lista de situaciones de los niños y niñas que nos llegan, los más vulnerables de los vulnerables, los que se conocen como niños en situación de "alta" vulnerabilidad social o vulnerabilidad extrema.

¿Qué entidades de ocio educativo se preocupan para que estos niños y jóvenes también tengan acceso a la educación en el tiempo libre, como derecho reconocido en la Convención de los Derechos de los Niños? ¿Qué entidades están verdaderamente comprometidas con el progreso social y abren plazas para ellos y los becan con incluso el 100% de su coste? ¿Qué entidades de tiempo libre educativo forman sus monitores y monitoras y educadores y educadoras para atender a este colectivo, que por su situación de vulnerabilidad precisan de una atención específica, en los casales y colonias durante el verano?

En la Fundación Pere Tarrés nos tomamos muy en serio esta necesidad. A través de un equipo específico, realizamos una valoración de cada caso que nos llega, de la situación socioeconómica de la familia y de la necesidad de una ayuda económica a los niños, sustentada por los informes de los agentes sociales que nos piden que les otorguemos una beca parcial o total, para que puedan disfrutar de al menos una actividad de ocio durante el verano. Esta es la realidad y un puntal fundamental de nuestra misión educativa: favorecer la justicia y la cohesión social mediante la atención a los más vulnerables especialmente a través de la educación y la acción social. Por este motivo, cada pequeña ayuda o apoyo a esta meta, por parte de las administraciones públicas, empresas, particulares o entidades afines es sumamente necesaria e importante. Cuando hablamos de las becas de verano, hablamos de casos reales, tras los que hay una historia muy dura. La educación en el tiempo libre es un derecho, también para estos niños y niñas y debería ser una obligación procurar garantizarlo.