COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Ámbitos de actuación del Trabajo Social

  • Ámbitos de actuación del Trabajo Social
Ámbitos de actuación del Trabajo Social
Comparte en las redes sociales

07.09.21

A menudo, el trabajo social se identifica como una profesión centrada en ayudar a personas que tienen problemáticas personales y sociales que impiden su integración en la sociedad. Sin embargo, el trabajo social va mucho más allá y está presente en muchos ámbitos de nuestra sociedad. ¿Sabías que hay trabajadoras sociales en las escuelas, las mutuas o las empresas? Vamos a averiguarlo. 

El Trabajo Social es una disciplina académica y una profesión que se caracteriza por acompañar personas, grupos, comunidades... a lo largo de su círculo vital, especialmente, cuando hay situaciones de vulnerabilidad o riesgo social, en procesos de canvio y de crisis, o -en definitiva- cuando se trata de mejorar la calidad de vida de la población, teniendo en cuenta la perspectiva de los Derechos Humanos. 

Se podría decir que allí donde hay personas, grupos... el Trabajo Social tiene cabida. Los principales ámbitos donde está presente el Trabajo Social son:

1. En Servicios sociales: Atendiendo a la sociedad en general, a las necesidades que pueda presentar la población y anticipándose a las que puedan aparecer.

2. En el ámbito de la justicia: donde aporta elementos psicosociales a los órganos judiciales que faciliten la toma de decisiones; en equipos de atención a la víctima, en justicia juvenil, en los propios centros penitenciarios, en servicios post penitenciarios, en justicia restaurativa... Esto lo hace a través de programas comunitarios y individuales de apoyo a la persona y a su entorno immediato.

3. En el ámbito de la salud: en entornos de hospitales generales, áreas básicas de salud, centros sociosanitarios, recursos en salud mental y adicciones... El trabajo social persigue incidir especialmente en la prevención y la intervención en los factores sociales que inciden en la salud de las personas y los grupos.

4. En el ámbito de la familia y la infancia y la adolescencia: el trabajo social forma parte de equipos multidisciplinarios que dan apoyo a las familias, participando en programas de promoción de competencias parentales y de parentalidad positiva, pero también interviniendo en situaciones de desamparo y de riesgo grave para los ninos y niñas, en acogidas y adopciones, así como situaciones de violencia de género y familiar.

5. En el ámbito de la promoción de la autonomía personal: es el caso de la dependencia en personas mayores, pero también en otros grupos en los que se debe intervenir en este nivel, como puede ser con personas con diversidad funcional, personas sin hogar, personas refugiadas, personas menores de edad que han llegado a nuestro territorio solas...

6. En el ámbito escolar: integrándose en equipos de asesoramiento y orientación psicopedagógica, dando respuesta a necesidades educativas especiales, valorando las necesidades sociales de las familias y los alumnos, haciendo de puente entre la familia y la escuela, diseñando planes contra el absentismo escolar, prevención del acoso escolar, promoviendo la mediación y la resolución alternativa de conflictos...

7. En el ámbito de la empresa y de la Administración pública: en la prevención de riesgos laborales, en recursos humanos y temas de responsabilidad social corporativa, en asesoramiento, planificación y evaluación de políticas de bienestar social, en la gestión de servicios y equipamientos sociales...

8. En el ámbito del trabajo comunitario y la cooperación internacional: a través de la participación en proyectos locales e internacionales que mejoren las condiciones de vida de la comunidad.

9. En la atención a situaciones de catástrofe y de emergencias sociales: interviniendo en el diseño e implementación de programas de prevención, en la valoración de necesidades en el momento que se produce la emergencia, en la gestión de recursos, en tareas de información, contención y apoyo emocional, de mediación entre los afectados y los equipos profesionales intervinientes, en la gestión de recursos y prestaciones... 

En definitiva, el Trabajo Social da respuesta a las necesidades sociales de la ciudadanía en todos los ámbitos de la sociedad, yendo mucho más allá de las primeras intervenciones del siglo XIX basadas en la asistencia caritativa. Hoy, el Trabajo Social se entiende como una profesión fundamentada en conocimientos científicos y al servicio de las personas y del bienestar social. 

El Trabajo Social es un acompañamiento profesional pero sensible a las necesidades psicosociales de todos nosotros: a la familia que desea acoger un niño o una niña, a la persona que ha de integrarse de nuevo a la sociedad después de una condena, al alumno con necesidades especiales que ha de integrarse en una escuela ordinaria, a las personas mayores que no disponen de red social, a empresas con políticas de inclusión social... Todo esto y más es el Trabajo Social. ¡Descúbrelo!