COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Planifiquemos para transformar nuestra sociedad

  • Planifiquemos para transformar nuestra sociedad
Planifiquemos para transformar nuestra sociedad
Comparte en las redes sociales

06.04.17

No queremos daros claves para mejorar vuestra estrategia institucional, lo que realmente queremos expresar con este tabla es la importancia de los procesos de planificación estratégica, debate y reflexión crítica para las entidades, como documento político, dinámico y vivo, que forme parte de todas las personas que la integran.

Como entidad realizáis unas actividades concretas que acostumbráis a planificar. Además de estas acciones inmediatas, es necesario que tengáis una visión más global de la situación de vuestra organización, para planificar las acciones a más largo plazo, y esto tiene un nombre: Plan Estratégico. Esta herramienta de gestión agrupa el conjunto de líneas estratégicas que seguiréis como entidad, para lograr unos objetivos (planteados de acuerdo con la finalidad última y singularidades propias de la entidad y del entorno sociocultural donde intervenís) en un plazo establecido por las personas que formen parte de la entidad.

Para que esto sea posible, hará falta la participación activa de todas las personas relacionadas con la entidad (personal contratado, voluntariado, beneficiarios/se, órganos de gobierno y actores externos, públicos y privados). Si hacemos un proceso participativo, las personas se apoderarán de la futura estrategia, ganando en viabilidad, coherencia y fortaleza institucional.

Las estrategias que decidís adoptar tendrán que basarse en el marco de referencia en los cuales os movéis como entidad. Es un momento para replantearse vuestra misión, visión y valores, y porque no, adaptarlas hacia las nuevas necesidades y vulnerabilidades que hay a nuestra sociedad. El mundo cambia con rapidez, y nuestras entidades se tienen que adaptar a los cambios sociales que se producen en nuestro territorio. Estas estrategias tendrán que ir en coherencia con vuestro ideario y cultura organizadora, con los objetivos y maneras de hacer de vuestra entidad.

Finalmente, no se tiene que ver el plan como un instrumento inamovible sino que se tiene que hacer una revisión constante de los objetivos y acciones a llevar a cabo con objeto de poder adecuarlo a la realidad de la entidad y del territorio en cada momento. Para poder hacer esta revisión, es conveniente establecer un equipo de trabajo que la lleve a cabo y las herramientas de seguimiento y evaluación que he de priorizar en todos los procesos de nuestra entidad.