COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

5 respuestas de la intervención familiar en centros residenciales para personas dependientes

  • 5 respuestas de la intervención familiar en centros residenciales para personas dependientes
5 respuestas de la intervención familiar en centros residenciales para personas dependientes
Comparte en las redes sociales

03.03.20

Una de las aportaciones del modelo de atención centrada en la persona (ACP), presente en las instituciones residenciales que desean mejorar su calidad asistencial, es la propuesta de intervención familiar en los centros residenciales de personas dependientes.

¿Qué significa intervención familiar?

Una manera de definir la intervención familiar es la del conjunto de acciones que desde el centro se lleva a cabo con los familiares, para conseguir el objetivo de su participación en la dinámica residencial, junto a las personas usuarias.

Esta participación quiere alcanzar, no sólo una mayor satisfacción personal e integración de los residentes en el entorno institucional, sino también aumentar el grado de cohesión entre los diferentes participantes del sistema social del centro, como son los profesionales, otros familiares y demás personas usuarias.

¿De dónde surge la idea de intervenir con los familiares?

Quizás no es una idea exclusiva del modelo asistencial de la ACP, pero es en este modelo donde más se facilita el desarrollo de todas las intervenciones dirigidas a personalizar la atención a las personas usuarias. Aquí, se sitúa a la persona usuaria en el centro de la atención, se le pregunta, y se intentan respetar sus preferencias, de manera que los cuidados y propuestas que reciba, se adecuen (en la medida de lo posible) a sus deseos en particular.

La idea de intervenir con los familiares surge de las demandas de los usuarios, en los centros que trabajan bajo el modelo ACP.

¿Cómo se lleva a cabo la intervención familiar?

El programa de intervención familiar comienza por la difusión del modelo de atención de la institución entre los profesionales que la componen, del conocimiento y posterior aceptación por parte de éstos, para su puesta en marcha.

Una vez aceptado el programa, lo ideal es llevar a cabo una prueba piloto, proponiendo a un número reducido de personas usuarias su participación en la experiencia inicial. Pasado un breve periodo de tiempo, hay que valorar los resultados de la experiencia previa, mejorar su eficacia, y cuando se disponga de los medios adecuados, iniciar el programa de forma general, proponiendo la participación en el total de personas usuarias y sus familiares.

¿En qué se concreta el programa de intervención familiar?

Este programa se concreta en:

  • Acompañamiento en las AVD de los usuarios por parte de sus familiares.
  • Acompañamiento en los espacios sociales de los usuarios por parte de sus familiares.
  • Participación de los usuarios y sus familiares en diferentes tipos de reuniones con los profesionales del centro.
  • Aportación de propuestas en el centro por parte de usuarios y sus familiares.

¿Qué recursos son necesarios para poner en marcha un programa de intervención familiar?

Básicamente la mayor parte de recursos necesarios son aquellos de tipo humano, teniendo en cuenta que en las fases iniciales del programa (creación, desarrollo y prueba piloto) parte de los profesionales tendrán que colaborar, compaginando esta tarea con las habituales de la atención directa. En cuanto a los recursos materiales, éstos dependerán de las necesidades y deseos de cada persona usuaria participante en el programa de intervención familiar.

Habrá usuarios que, al ser acompañados en sus AVD, no necesitarán ningún material, más allá de los habituales. Para otros usuarios que reciban, por ejemplo, un soporte para el desarrollo de una actividad plástica o creativa, se deberá contar con la provisión de estos soportes.