FAMILIAS
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

WhatsApp y confinamiento: algunas recomendaciones para encontrar el equilibrio

  • WhatsApp y confinamiento: algunas recomendaciones para encontrar el equilibrio
WhatsApp y confinamiento: algunas recomendaciones para encontrar el equilibrio
Comparte en las redes sociales

26.03.20

Existe alguien que todavía no sepa qué es el WhatsApp? Esta aplicación gratuita que muchos de nosotros tenemos en el móvil y que nos permite comunicarnos de manera muy rápida con las personas que tenemos cerca pero también con las que están más lejos echa humo estos días con la situación de confinamiento que estamos viviendo, como también ocurre con los numerosos programas que están surgiendo para hacer videollamadas.

Pero hoy os queremos hablar del WhatsApp. Esta herramienta, como otras aplicaciones de mensajería similares que existen en el mercado, agiliza la información, nos ayuda a organizarnos la agenda, nos permite hacer grupos... Pero qué pasa si el uso que se hace de ella no es el adecuado?

Desde hace unos días, estamos viviendo una situación inédita y desconcertante, en la cual familias enteras están incomunicadas presencialmente pero conectadas digitalmente, gracias a las nuevas tecnologías de la información. La mayoría de nosotros estamos confinados y confinadas en casa y compartimos la misma sensación de incertidumbre generalizada y eso lo debemos tener muy presente cuando queramos intervenir en una conversación de WhatsApp, o bien cuando publiquemos algún mensaje en cualquier red social.

A continuación os proponemos algunos aspectos que hay que recordar siempre pero sobre todo estos días cuando utilizamos WhatsApp y herramientas similares:

  • Cuando nos comunicamos con el móvil es necesario imaginarnos la cara que pondrá la persona a quien dirigimos nuestro mensaje. Debemos ser capaces de expresar de manera virtual lo que le diríamos presencialmente, respetando los silencios y la distancia que nos separa.
  • Antes de coger el móvil y enviar cualquier información, sea propia o reenviada, hay que hacerlo desde la empatía, pensando en las personas que la recibirán. Podemos encontrarnos con personas que estén haciendo teletrabajo y tengan que compaginar esta tarea con la familia; con personas que trabajan en el campo de las necesidades básicas, están colapsadas de trabajo y muy cansadas y no tienen tiempo, también con personas que, temporalmente, tienen el trabajo parado y están en casa inquietas por la situación económica y sanitaria del momento.
  • Tanto el emisor como el receptor del mensaje que enviamos somos personas y como personas tenemos sentimientos y emociones y, últimamente, estas emociones están a flor de piel y parece que estén viajando por una montaña rusa. Depende del momento en que recibimos un mismo mensaje podemos percibirlo con alegría e ilusión o bien con tristeza y apatía. La parte sentimental y emocional es la más delicada y vulnerable y es donde podemos hacer más daño, por eso hay que tener mucho cuidado.
  • Algunas personas estamos confinadas y bien de salud pero otras pueden estar enfermas o tener algún familiar muy cercano o algún conocido enfermo. Ante esta situación de desconocimiento de las diferentes situaciones personales debemos actuar con prudencia, serenidad e intentar ser asertivos.
  • Es posible que nos comuniquemos con personas que están pasando por un proceso de duelo porque han perdido un ser querido estos últimos días. En momentos como este, es necesario que las personas a las que nos dirigimos nos sientan cerca, porque nos necesitan: debemos pensarlo dos veces antes de enviar algún chiste, vídeo o determinadas informaciones que pueden generar angustia. A veces, un chiste puede provocar el efecto inverso del que hubiéramos desesado.
  • Cuidado con las informaciones que enviamos. Antes de reenviar cualquier noticia verifiquemos que sea cierta y asegúremonos de cuál es su origen. Una información inexacta o que resulta ser una fake news puede generar un malestar que podríamos haber evitado si nos hubiéramos asegurado de su autenticidad antes de enviarla.
  • Los programas de mensajería son herramientas realmente prácticas si sabemos hacer un buen uso de ellas, pero a veces la inmediatez que suponen nos puede traicionar. Antes de escribir pensemos cuál es nuestra intención, a quien se lo enviamos, y si es un grupo, recordemos cuál era la finalidad de este grupo cuando fue creado... Siempre podemos crear un nuevo grupo específico para hacer bromas donde se podrán añadir todas aquellas personas que quieran participar.
  • Y una última recomendación: en estos momentos de incertidumbre es lógico querer estar conectados con los que no podemos tener al lado y con la actualidad de todo lo que está pasando a nuestro alrededor, pero hay que encontrar el equilibrio y reservar también momentos "sin conexión” para vivirlos al máximo con los que tenemos físicamente más cerca.

Si tenemos en cuenta estas recomendaciones evitaremos futuros malentendidos porque en todo momento estaremos pensando en las personas que tenemos al otro lado del móvil.

Y, muy importante, si tenemos niños o jóvenes en casa con móvil o que se comunican por WhatsApp, debemos aprovechar el momento para informarles y para hacerles reflexionar sobre todo lo que deben tener presente antes de actuar.

Hay que aprovechar las oportunidades que nos ofrece la situación actual y seguir educando, en todo momento, a nuestros niños y jóvenes, también gracias a herramientas como el WhatsApp.

Fuentes:

https://familiesdms.cat/com-fer-un-bon-us-dels-grups-de-pares-de-whatsapp/

https://www.vilaweb.cat/noticia/4237098/20150323/deu-consells-pares-grups-whatsapp-lescola.html