COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

La titulación adecuada en la atención a las personas en el ámbito domiciliario

  • La titulación adecuada en la atención a las personas en el ámbito domiciliario
La titulación adecuada en la atención a las personas en el ámbito domiciliario
Comparte en las redes sociales

30.04.19

Hace poco tuve la oportunidad de asistir a un encuentro estatal de coordinadores / as de servicios de atención domiciliaria (SAD) y en uno de los talleres se debatía sobre la necesidad de formación de los profesionales de atención directa; los / las trabajadoras familiares (TF).

Me sorprendieron algunos de los puntos que planteaban mis compañeras y, finalmente, pregunté sobre la titulación de sus equipos.

Como coordinadora de SAD y formadora, para mí es bastante clara la diferencia entre los dos Certificados Profesionales (CP) que existen actualmente y que dan la oportunidad de trabajar en el sector sociosanitario, pero a raíz de esta experiencia veo que quizás hay que clarificar un poco en qué consiste cada uno, para poder elegir el perfil más adecuado a la hora de contratar.

Ante todo, comentar que, a nivel del Certificado Profesional, hay dos titulaciones relacionadas con el sector. Por un lado, el CP de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales (a partir de ahora CP de instituciones) y, por otra, el CP de atención sociosanitaria a personas en el domicilio (a partir de ahora CP domicilios).

Ya los nombres deberían dar pistas, pero la palabra "dependencia" puede llevar a error. No en vano la titulación que ofrece el Departamento de Educación es el Grado Medio de Atención a personas en situación de dependencia, y ésta sí que permite incorporarse a las residencias o al SAD, pero en el presente artículo nos centraremos en los CP, que sólo dan acceso a uno u otro servicio, no a los dos.

Los certificados profesionales de atención a las personas

Ambos CP están organizados, en términos generales, en tres bloques; uno sobre enfermería y atención asistencial, otro en psicología y un tercero más específico. Los bloques de enfermería y psicología son básicamente comunes, sin ser el mismo temario tienen muchos puntos en común. La diferencia está en el tercero.

En el CP de instituciones este bloque gira en torno a cómo se organiza una residencia, qué perfiles profesionales encontramos y qué protocolos de actuación y documentación en general se utilizan. No así en el CP domicilios. En éste, el tercer módulo trata sobre presupuesto familiar, tratamiento de facturas, recetas y estrategias de cocina y mantenimiento de la ropa y el ajuar.

Puede parecer que son aspectos que todo el mundo conoce y que dedicarle tiempo es superfluo. Nada más alejado de la realidad. Uno de los mejores ejemplos, para mí, es la parte de cocina. No se trata de las diferentes recetas según el país de origen de cada uno - y aquí muchas coordinadoras de SAD recordaremos las múltiples quejas por parte de nuestros usuarios sobre el tema comidas-. No, la dificultad no está en la diversidad gastronómica, sino en la falta de recursos. Todo el mundo sabe cocinar cuando hay abundantes ingredientes, ¿pero y si la despensa viene directamente del banco de alimentos? ¿Y si la cantidad económica destinada a alimentación es mínima porque no hay más recursos?

En una residencia, los profesionales de atención directa no tienen esta preocupación; el servicio de cocina les da el menú previsto para cada usuario y en una proporción importante, la falta de recursos no afecta su labor. Y justamente la falta de recursos es una constante en la atención domiciliaria.

¿Cuántas veces los profesionales de SAD encuentran avisos de cortes de servicios, o peor, servicios cortados por falta de pago? La respuesta, desgraciadamente, todavía es de denuncia. Por eso es importante saber cómo actuar ante estos casos y el CP de domicilios nos ayuda a hacerlo.

Finalmente, ¿cuál es la gran diferencia entre los dos cursos? Pienso que uno de los factores más importantes para el alumnado a la hora de decantarse por uno u otro es la duración. Mientras que el CP de instituciones dura 450 horas, el CP domicilios tiene un total de 600 horas.

El alumnado, quizás priorizando su incorporación al mundo laboral, elige la opción más corta, pero los que seleccionamos y contratamos debemos tener claro que el primer curso, el CP de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales, nos otorgará profesionales con carencias en áreas básicas de la atención domiciliaria.