COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Servicio de mediación, servicio esencial

  • Servicio de mediación, servicio esencial
Servicio de mediación, servicio esencial
Comparte en las redes sociales

21.01.21

El 2020, a pesar de la situación de pandemia, no ha estado exento de conflictos. Al contrario, los confinamientos domiciliarios y las restricciones promovidas por los gobiernos a fin de disminuir los efectos de la pandemia han hecho incrementar los conflictos intrafamiliares de manera paralela a la reducción e intensificación de los espacios de convivencia en pocos metros cuadrados. Del mismo modo, las tensiones vecinales también han aumentado debido a que todos y todas hemos estado más horas en casa. Desde que se decretaron las primeras restricciones, los diferentes servicios de mediación municipales han podido detectar un aumento de la sensibilidad hacia los ruidos, olores, humedades y en relación al uso de los espacios comunes y han visto cómo aumentaban las demandas de actuación.

Así pues, y contrariamente a lo que en un primer momento se podía pensar, los servicios de mediación han seguido siendo un servicio municipal de primer orden durante la pandemia. Un servicio más básico que nunca que ha requerido de un esfuerzo de adaptación a las medidas gubernamentales de seguridad y confinamiento para poder seguir ofreciendo escucha, acompañamiento e intervención en las situaciones de conflictos vividas por la ciudadanía. En este sentido, la esencialidad de los servicios de mediación se ha visto evidenciada.

Desde la Fundación Pere Tarrés, como entidad gestora de diversos servicios municipales, hemos podido constatar como este año, los servicios de mediación han mantenido su actividad o incluso la han incrementado.

El servicio de mediación de Sant Feliu ha visto crecer el número de solicitudes, el número de participantes tanto directos como indirectos, y ha mantenido el número de casos cerrados.

El de Rubí también ha visto incrementado el número de casos, así como las intervenciones realizadas.

En Montornès del Vallès han aumentado los casos de mediación vecinal en mayor número que los familiares, a pesar de que ambos han experimentado un fuerte crecimiento: el número de intervenciones se ha duplicado con respecto al 2019, y a la vez ha habido un incremento del 20% de los casos cerrados.

Finalmente, el servicio de Sant Boi ha mantenido la adaptación del servicio gracias a metodologías telemáticas y los círculos restaurativos escolares a pesar del confinamiento.

Si bien es cierto que el trabajo presencial ha centrado principalmente la metodología de intervención de estos servicios, este año las herramientas virtuales han cobrado peso, especialmente los meses en que las medidas sanitarias han requerido el confinamiento domiciliario. Posteriormente, sin embargo, la atención presencial se ha seguido manteniendo en aquellos casos en los que ha sido posible y la persona lo ha preferido, adaptando el servicio a las necesidades sociales y personales.

Así pues, desde la Fundación Pere Tarrés queremos mostrar nuestra satisfacción por el mantenimiento y el incremento de la acción en muchos de los servicios, a pesar de la situación extraordinaria de pandemia, demostrando que los equipos de mediación han sido adaptativos a las dificultades del entorno e igualmente permeables a las necesidades ciudadanas. De esta manera se reafirma con certeza y objetividad que el camino de la cultura de paz y la mediación es un camino de no retorno.