COMPROMISO EDUCATIVO Y SOCIAL
BLOG DE LA FUNDACIÓN PERE TARRÉS

Volver a artículos

Cómo hacer que los niños odien la lectura. 100 años de Gianni Rodari

  • Cómo hacer que los niños odien la lectura. 100 años de Gianni Rodari
Cómo hacer que los niños odien la lectura. 100 años de Gianni Rodari
Comparte en las redes sociales

23.10.20

Este 23 de octubre hace 100 años del nacimiento del gran escritor y pedagogo italiano Gianni Rodari. Es por este motivo que este atípico 2020 se ha bautizado en el mundo literario como el Año Rodari. Y realmente parece hecho expresamente que justo ahora se celebre el año de uno de los autores más polémicos —en su época—, más rompedor, original y creativo de la historia de la literatura infantil y juvenil.

El autor se hizo célebre por obras dirigidas a los niños como Cuentos por teléfono, Cuentos y Fantasticontes, El libro de los errores y tantos otros. También, como buen pedagogo que era, hizo publicaciones dirigidas a maestros, madres y padres como Gramática de la fantasía (Introducción al arte de contar historias), o Escuela de fantasía (Reflexiones para la educación para maestros, padres y niños). En esta última obra, Rodari nos hace reflexionar en el sentido contrario de los habituales consejos o estrategias para fomentar la lectura para los más pequeños y pequeñas y nos propone de manera bien provocativa nueve maneras de enseñar a los niños y niñas a odiar la lectura.

Vamos a hacer una mirada actualizada a los tiempos que corren:

1. Presentar el libro como una alternativa a la televisión
"Deja de mirar la tele (o móvil, o tableta, o consola de videojuegos) y coge un libro!", que es como decir, “Deja de hacer eso que te gusta tanto y haz otra cosa que no te gusta tanto o nada”. No parece muy motivador, ¿verdad?
No es necesario fomentar la rivalidad entre las pantallas y los libros, podríamos decir que son batallas diferentes.

2. Ofrecer el libro como una alternativa a los cómics
Seguro que padres y madres recordamos con mucho afecto nuestros Tebeos —nosotros les decíamos así, ¿verdad? — y los ratos que pasamos con Tintín, Massagran, Astérix y Obélix, Mortadelo o Zipi y Zape. El género del cómic no es en ningún caso un género menor. Si un niño se adentra en la lectura por la puerta del cómic es totalmente válido y estimulante.

3. Decir a los niños de hoy que los niños de antes leían más

¡Eh! Que esto no es una batalla entre generaciones. Además de que, afortunadamente, estamos en el momento de la historia con el índice más bajo de analfabetismo de la población. Aquí hay que valorar también el esfuerzo de escuelas y maestros por introducir el gusto por la lectura como una parte esencial de la educación de los niños.

4. Considerar que los niños y niñas tienen demasiadas distracciones
Por muchas actividades que hagan y estímulos que reciban, hay cosas que solo las podrán recibir de un libro y es papel de los adultos demostrárselo.

5.Culpar a los niños y niñas si no les gusta leer

Considera Rodari que si hay niños a lo que no les gusta leer es porque las publicaciones responden a criterios económicos y no educativos. Podríamos decir que, actualmente, esto ya no se produce tan a menudo. La literatura infantil se encuentra en un momento espectacular tanto por la cantidad de libros interesantísimos, como por la enorme variedad de editoriales especializadas que ofrecen un gran abanico de propuestas y opciones. Todo el mundo puede ser un buen lector o lectora. Solo hay que encontrar el libro adecuado.

6. Transformar el libro en un instrumento de tortura
Nunca debemos usar la lectura como un castigo o presentarla como algo negativo. ¿Os imagináis que, en la edad adulta, nos sancionaran haciéndonos leer un libro? Es tan absurdo o contraproducente como la silla de pensar. ¡Leer, al igual que pensar nos hace libres!

7. Negarse a leer a los niños y niñas
Leer juntos, leer en voz alta, hacer voces divertidas para cada personaje, onomatopeyas, gritos y susurros... Todo esto les acercará de manera divertida a la lectura.

8. No ofrecerles suficiente variedad

Estamos en una época gloriosa de la edición de libros infantiles. ¡Disfrutémosla! Cómics, álbumes ilustrados, libros científicos y divulgativos, novelas cortas, colecciones de futbolistas, canguros, princesas, dragones y chicos y chicas que escriben diarios… Todo ellos nos abren un extensísimo abanico de posibilidades.

9. Obligar a leer
Citando literalmente a Rodari: "Es sin duda lo más eficaz si se quiere que los niños aprendan a detestar los libros. Seguro al cien por cien. Facilísimo de aplicar."

Así que, aprovechando que celebramos el año Rodari, disfrutemos del amor por la lectura y por los libros y, sobre todo, esforcémonos por traspasar esta pasión a los niños. Será un regalo que les acompañará y enriquecerá toda la vida.