EDUCACIÓN SOCIAL Y TRABAJO SOCIAL
BLOG DE LA FACULTAD PERE TARRÉS

Volver a artículos

Lo más urgente es no olvidar el objetivo del trabajo social

  • Lo más urgente es no olvidar el objetivo del trabajo social
Lo más urgente es no olvidar el objetivo del trabajo social
Comparte en las redes sociales

17.05.16

Actualmente, la gestión de este servicio municipal se encuentra concesionada a una empresa externa. El equipo humano asignado al proyecto está formado por unos 75 profesionales de diferentes disciplinas que se relacionan con el trabajo social en un sentido amplio: psicólogos, trabajadores sociales y otros especialistas (principalmente integradores sociales) que garantizan el apoyo psicológico y la cobertura básica de necesidades como alojamiento o alimentación ante eventos repentinos, así como el diseño de acciones para identificar, evaluar y evitar situaciones de riesgo. Cabe señalar que la mayoría de los casos atendidos por la CUESB requieren una respuesta coordinada de otros agentes, ya sean los Bomberos, la Guardia Urbana o el Sistema de Emergencias Médicas.

El Convenio garantiza las 24 horas del día, los 365 días del año, el asesoramiento y la orientación dirigida a profesionales de los servicios sociales y de la policía local del municipio, así como la atención social de emergencias. Y por otro lado, cubre la atención social de urgencias, que se activará exclusivamente fuera de las horas estandarizadas de atención de los servicios sociales del municipio (excluidos los periodos vacacionales).

Una vez superada la situación de urgencia o emergencia, en su caso, la CUESB deriva a los afectados de recursos especializados, o a los servicios sociales municipales para atender y seguir el caso.

La expansión del CUESB al resto de municipios metropolitanos es sin duda una mejora evidente en el cuidado de las necesidades sociales. Sin embargo, han surgido algunas voces críticas que exigen analizar con mayor detalle algunos aspectos del convenio.

El elevado número de casos atendidos por este servicio responde en gran medida a situaciones que no han sido debidamente atendidas desde los servicios sociales básicos municipales. Por concepto, que un servicio de emergencia asumiera más tareas de las estrictamente aleatorias, daría lugar a que las administraciones públicas tuvieran que reconocer un fracaso en el ámbito de la prevención. El buen trabajo de la primera intervención llevada a cabo por la CUESB no puede sustituir en modo alguno el continuo trabajo social que permite dar un verdadero giro a las situaciones de riesgo social.

También hay sospechas sobre la expansión de este servicio en toda el área metropolitana. La Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local aprobada por el Gobierno español, impone una ofensiva recentralizadora, con la intención de mantener los servicios hasta ahora municipales para pasarlos a manos de las Diputaciones Provinciales. La Generalitat de Catalunya pretende hacer frente a esta Ley, aunque la contrapropuesta del actual gobierno catalán a día de hoy, sigue pasando por la centralización de los servicios, en este caso a través de los Consejos Comarcales y el AMB (para las comarcas de Barcelonés y Baix Llobregat). Algunos sectores afirman estar alerta teniendo en cuenta que este convenio va más allá de la cooperación en la atención de emergencia y las emergencias sociales, pudiendo convertirse en una prueba piloto para la futura unificación y externalización de los servicios sociales básicos municipales.

Es necesario hacer entender a las administraciones públicas que el número de casos atendidos desde la urgencia no puede equipararse en modo alguno al trabajo continuo que requieren los problemas sociales. En un momento en que el ritmo de la sociedad impone una velocidad de vértigo, sería fácil caer en la trampa de las soluciones exprés. Soluciones rápidas que están muy cerca de un cambio hacia la asistencia que parecía olvidado.

Sin embargo, en el trabajo social no hay atajos. Estamos realmente inmersos en una crisis que nos ha llevado a una emergencia social, pero es precisamente ahora cuando para evitar asistir a emergencias lo más urgente es no olvidar el objetivo del trabajo social, lo más urgente es mantener la prevención como prioridad, y lo más urgente es proporcionar recursos al trabajo de los profesionales de los diferentes servicios básicos y especializados