EDUCACIÓN SOCIAL Y TRABAJO SOCIAL
BLOG DE LA FACULTAD PERE TARRÉS

Volver a artículos

Cuando un libro va de auténtica vida

  • Cuando un libro va de auténtica vida
Cuando un libro va de auténtica vida
Comparte en las redes sociales

04.12.19

Eduard Sala no es una persona de respuestas, más bien es de preguntas. Preguntas que te abren posibilidades y nuevas perspectivas para vivir, en el sentido más intenso de la palabra. Y ese es uno de los grandes hilos conductores del libro. Las preguntas que van de vida, de lo que vale la pena vivir y del porqué vale la pena trabajar incansablemente en el sector social, como hace él desde hace varias décadas, son el centro de su relato.

Antes de introduciros en su nuevo libro "Va de vida" (Plataforma Editorial) debo admitir una gran admiración por Eduard. Como profesor, me hizo descubrir la pasión por la Educación Social y me hizo creer en todas las personas, hubieran tenido el pasado que hubieran tenido. Y con el libro reafirmo que detrás de la escritura hay una mirada horizontal hacia todas las personas independientemente de su historia.

Sólo he hecho una primera lectura, pero será de aquellos textos a los que recurrir en muchos momentos y así poder saborear aún más. He desobedecido las indicaciones del inicio donde se insta a poder hacer una lectura por partes para poder ir asimilando las preguntas y tratar de ir responderlas. Pero ya os aviso que al abrir las primeras páginas desearás saber más sobre las historias que nos cuenta.

Eduard lleva décadas trabajando con muchos colectivos en situación de desventaja social. Lo ha hecho como directivo, pero también como educador social y también ha sido profesor de nuestra facultad. Con toda su actividad diaria es de agradecer que alguien dedique su tiempo libre a poner en común muchas de las reflexiones que ha hecho a lo largo de su trayectoria profesional. Seguro que es consciente de que escribiéndolas puede impactar en muchas más personas. Tanto para los que os introduzca en el sector social como los que lleváis mucho tiempo vale mucho la pena leer el libro con una libreta de apuntes al lado o bien haciendo anotaciones en las hojas.

En algún momento del final de mi tesis doctoral compartí una pregunta en las redes sociales con bastante éxito de respuestas. ¿Nos atreveríamos a preguntar a las personas a las que atendemos desde los diferentes recursos sociales por qué vale la pena vivir? ¿Nos hemos planteado esta pregunta como profesionales? Cuando diseñamos los proyectos de centros ¿tenemos en cuenta las diferentes razones por las que vale la pena vivir de las personas con las que trabajamos? Parte del libro va de buscar las razones de vivir.

No hay que leer muchas páginas para saber que Eduard Sala admira a Ferran Ramón-Cortes y ha leído "Conversaciones con Max" o ha escuchado al autor en alguna conferencia. El libro complementa muy bien la historia de Max y lo hace con ejemplos concretos de vivencias personal que ha tenido. Vivencias llenas de vida que consiguen momentos de mucha emoción y buen humor. No se podréis sacar de vuestra cabeza las historias relacionadas con las visitas a personas en situación de sinhogarismo cuando están en los hospitales ni tampoco la que hace referencia a la parada de bus más cómodo del planeta.

En muchos momentos me he sentido muy vinculado al libro. Primero porque es una conferencia de Eduard en versión detallada y yo he asistido a alguna de ellas. Segundo porque con algunas de las historias tengo vinculaciones por conocer personas que las han vivido con él. Y tercero porque algunas de las historias o de las personas de las que habla las incluía en sus reflexiones cuando me había dado clase hace ya un par de décadas.

En mis clases en la facultad hablo muchas veces de la importancia de poder tener un futuro diseñado y escogido por uno mismo. Y cuando lo hago siempre lo hago recordando lo que explica el libro y Eduard, que es la importancia de tener alguna persona que espera que consigamos ese futuro. Y es que una persona puede tener esperanza y pensar en su futuro si sabe que hay alguien que espera poder compartir este futuro. Me pregunto, de nuevo, si cuando diseñamos los proyectos individuales explicitemos esta importancia.

Este sentido de la vida está presente a lo largo de todos los capítulos. Efectivamente, es más fácil poder planificar qué vamos a hacer en vacaciones que pensar en que haremos en nuestra vida o cuál es nuestro sentido. Pero encontrarlo seguramente nos puede facilitar el camino, sea cual sea la mochila que llevamos encima.

Cuando en mi tesis doctoral investigaba sobre los espacios de silencio personal que tenían (o no) las personas con discapacidad recibí algunos mails de profesionales agradeciéndome las preguntas con las que les había hecho reflexionar. Así que cuando he encontrado en "Va de vida" tanto espacio a la importancia del silencio me he vuelto a hacer la pregunta de si en los recursos socioeducativos somos capaces de darle la importancia a esta cuestión tanto como debería.

Me gusta que algún capítulo nos recuerde la importancia de ser nosotros mismos los que decidimos sobre nuestras vidas. Estoy convencido de que, en la actualidad, determinados poderes y en espacial el capitalismo salvaje actual, prefieren personas que caminen por inercia sin pensar demasiado el porqué de las cosas. Dejar de funcionar por inercia nos llenaría la vida de mucha más vida.

Leer el libro da muchas pistas para aplicarse personalmente, pero también las da para afrontar los grandes retos que asumimos los profesionales de la acción social. Es un libro tan honesto que uno de los relatos más importantes es la historia de un error, que también la comparte generosamente para que podamos sacar provecho el resto.

"Va de vida" es un libro sobre el compromiso que supone trabajar con personas. Va sobre un compromiso que en muchos momentos puede ser controvertido e incómodo para muchos, pero brillante, coherente y honesto por otros. Mucha vida a las lecturas incómodas al tiempo honestas.