Sala de prensa Sala de expertas y expertos Pere Tarrés en cifras Opinión y análisis de actualidad
 Volver a noticias
  •  Taller de yoga para niños en el Centro Socioeducativo Poblenou

Taller de yoga para niños en el Centro Socioeducativo Poblenou

22.01.19

La Fundación Pere Tarrés y la Fundación DiR ponen en marcha un taller de yoga para mejorar el bienestar de los niños que viven en situación de vulnerabilidad social. Las problemáticas sociales y económicas de su contexto los provoca, a menudo, dificultades a la hora de canalizar sus emociones y de gestionar las relaciones con la familia y compañeros. Por este motivo, la práctica de yoga les permite tener un espacio de relajación y calma para conectar con su interior y descargar tensiones, convirtiéndose en una herramienta de mejora de la salud física y emocional.

Cada lunes por la tarde una quincena de niños y niñas de entre 6 y 7 años se reúnen en el Centro Socioeducativo Poblenou de la Fundación Pere Tarrés. Con mucha paciencia y dedicación Bárbara Maggiora, instructora de yoga de YogaOne by DiR, ha logrado captar la atención de los niños, que incluso han llegado a memorizar las diferentes posturas importantes del yoga. La profesora adapta el yoga en el perfil de los participantes y para ir variando las posiciones les cuenta cuentos donde imaginan ciertos escenarios estimulantes, como por ejemplo la imitación de animales. "Con yoga buscamos que se encuentren a sí mismos y enseñarles a respirar. Lo hacemos como si fuera un juego. Tomamos una pelota y la hacemos rodar inspirando y expirando aire. A través del juego aprenden a abrir los pulmones ", explica Maggiora.

Tras la merienda, los niños colocan las colchonetas en el suelo de la sala polivalente haciendo un círculo. La canción 'Mi pequeña luz' da el pistoletazo de salida a la sesión que tiene una duración de una hora. A través de las dinámicas propuestas por la instructora, los niños y niñas intentan hacer algunas de las figuras tradicionales del yoga como la montaña, el perro o la cobra, entre otros. Este tipo de taller aporta diferentes beneficios a los niños en riesgo de exclusión social: estimula su creatividad y fomenta la imaginación; trabajan las diferentes partes del cuerpo y aprenden la forma; conectamos con ellos mismos; les aporta bienestar y tranquilidad a la vez que se divierten y entretienen.


El yoga es una herramienta positiva en la etapa de crecimiento y una disciplina muy idónea para conectar con los niños, fortalecer las relaciones y lograr un intercambio de información y / o sensaciones. Es el segundo año consecutivo que el Centro Socioeducativo Poblenou incorpora el taller de yoga en el plan de actividades semanales. "Nosotros tenemos una línea de trabajo que es las competencias personales y sociales. El Yoga engloba esta línea. Permite un espacio donde estos niños pueden reflexionar sobre ellos mismos una hora a la semana ", explica Cristina López, coordinadora del centro socioeducativo Poblenou. López añade que los niños del centro llevan encima una carga, metafóricamente una mochila ', que no es suya sino de los adultos que conviven con ellos y que el principal objetivo del taller es lograr que los niños entiendan estas situaciones: "Son niños que les cuesta comunicarse. Se les enseña a pensar, a gestionar las emociones, a escucharse que es una parte muy importante del desarrollo del niño. Es una cadena: es importante saber escuchar para luego saber decir cómo me siento y terminar siendo una persona con unas competencias sociales y emocionales positivas ".

Si se comparan las primeras sesiones y las actuales, se aprecia una notable evolución en cuanto al comportamiento del niño: "Notamos mejoras. En las primeras sesiones tienen poca paciencia en el aula, no saben estar con silencio porque el silencio significa pensar y esto implica encontrarse con situaciones que no les apetecen, se les remueven sentimientos, pero poco a poco los niños paran más atención, se concentran más fácilmente y consiguen aguantar toda la duración de la clase ", dice López. Esta disciplina ayuda a los niños a sacar lo mejor de ellos mismos con concentración, tranquilidad y estimulando la confianza.

El yoga no tiene edad y aporta beneficios a todos los colectivos. Así lo demuestra este proyecto social impulsado por la Fundación Pere Tarrés y la Fundación DiR. En vista de la buena acogida las dos entidades no descartan incorporar la iniciativa en otros centros socioeducativos.