Sala de prensa Sala de expertas y expertos Pere Tarrés en cifras Opinión y análisis de actualidad
 Volver a noticias

Los centros de esplai son lugares privilegiados para educar a los niños y jóvenes en valores como la interioridad y la espiritualidad

27.11.18

Los centros de esplai son espacios privilegiados donde se educa a los niños/as y jóvenes en valores, entre los que están la interioridad y la espiritualidad, y donde se pueden favorecer experiencias religiosas. Cuando que hace pocos días que hemos celebrado el Día Universal de los Derechos del Niño, hay que recordar que el derecho a la espiritualidad de los niños y niñas está recogido en varios artículos en la Convención de los Derechos de la Infancia de la ONU (1989). Pensando en una manera de ayudar a los educadores y educadoras que quieran trabajar la fe en los centros de esplai, la Fundación Pere Tarrés encargó a Juanjo Fernández la creación de un libro que sirve para acercar la visión cristiana y compartir celebraciones comunitarias, el mensaje de amor de Jesús de Nazaret y la educación en los valores cristianos. El resultado es el libro "Animación de la Fe en el Ocio. Formación para educadores/as en el Tiempo Libre". Hablamos con su autor.

Entrevistador. En el libro planteas preguntas y afirmaciones a las que das explicación.

Juanjo Fernández. Sí porque, a menudo, en el ámbito de la educación en la fe, los monitores y monitoras se plantean estas preguntas. Vivimos en una sociedad donde no resulta evidente incorporar la fe en la educación en el tiempo libre. Y por eso intento dar algunas respuestas.

E. Como hemos dicho, se trata de un libro didáctico. ¿Está sólo dirigido a monitores y monitoras o también lo pueden utilizar otras personas que trabajen con niños y jóvenes y los quieran educar en la fe?

J.F. Aunque es un libro esencialmente pensado para personas que quieren educar la fe en el ámbito de la educación en el tiempo libre, creo que también se podría utilizar para educadores en la escuela.

E. ¿Cuál ha sido el proceso de preparación de este libro? ¿Cómo has llegado a seleccionar unos temas u otros?

J.F. El relato se mueve alrededor de 4 grandes ejes:

  • ¿Por qué educar la fe en la educación en el tiempo libre? Pues porque la educación en el tiempo libre es un ámbito privilegiado para educar la fe.
  • ¿Qué significa trabajar la animación de la fe en el ámbito del tiempo libre?
  • Cómo podemos hacer la animación de la fe en el tiempo libre?
  • Descubrir que los monitores y monitoras y los jefes y responsables de los centros de esplai pueden ser excelentes animadores de la fe.

E. ¿Y por qué la fe debe estar incluida en la educación en el tiempo libre?

J.F. Porque en la Declaración de los Derechos del Niño de la ONU de 1989 ya se dice específicamente esto: "Promover el bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental". Por lo tanto, cuando estamos educando al niño debemos velar también por esta espiritualidad.

E. A partir de tu experiencia, ¿cómo crees que es más fácil educar la espiritualidad en los niños?

J.F. Trabajar la fe es también descubrirla como un regalo que nos han hecho. Y este descubrimiento de la fe es también un privilegio para los educadores y podemos educarla a través de todas las actividades. Cuando iluminamos una actividad habitual de nuestros centro de esplai o agrupamiento con este elemento de la fe estamos transformándola para poner a los niños y jóvenes en el camino de la trascendencia.

E. Educar la fe también es trabajar la interioridad de la persona, de la vida más espiritual de la persona, de su mundo interior. En el caso de los más pequeños es también una responsabilidad añadida.

J.F. Yo no lo vivo como una responsabilidad excesiva porque lo que estamos transmitiendo es un mensaje de amor, alegría y acogida. Y aunque la sociedad se pueda ver extraño la incorporación de la fe en el mundo del tiempo libre, lo que es cierto es que hay un gran interés por la espiritualidad, por la interioridad. No estamos haciendo nada más que dar respuesta a este interés. Si estamos educando a nuestros niños y jóvenes de forma integral, también la espiritualidad debe formar parte de esta educación.