Sala de prensa Sala de expertas y expertos Pere Tarrés en cifras Opinión y análisis de actualidad
 Volver a noticias

Empiezan las colonias y los casales de verano en Cataluña

23.06.21

El curso escolar ha llegado a su tramo final y, con ello, un año más vuelven las actividades de ocio del verano. En este sentido, hoy se han iniciado los primeros casales de la Fundación Pere Tarrés, que tienen como eje temático la concienciación sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que cuentan con el aval de la buena experiencia del año pasado: el verano de 2020 que, a pesar de ser un año desconcertante y excepcional, 21.000 niños y jóvenes participaron de las diferentes actividades de ocio que organiza la Fundación, la entidad de ocio más grande de Cataluña.

Este año, después de 15 meses de incertidumbres y ante la perspectiva de la mejora de todos los indicadores de la pandemia debido a la aceleración de la campaña de vacunación, las familias vuelven a confiar masivamente en las entidades de ocio. Todo indica que las cifras de inscritos de este año acabarán superando de largo las de 2020 y serán muy similares a las de los años anteriores al Covid-19. De momento, las actividades de verano de la Fundación Pere Tarrés, de los 200 centros de esplai federados del Movimiento de Centros de Esplai Cristianos Catalanes (MCECC) y de los centros socioeducativos adheridos superan ya los 32.000 niños y jóvenes inscritos en colonias y casales de verano, además de otras actividades como campamentos y rutas. Sin embargo, muchas de las inscripciones a las actividades siguen abiertas, y las cifras definitivas no se sabrán hasta finales de agosto.

A pesar de que la mayoría de colonias y actividades de verano comenzarán el próximo lunes 28 de junio, este miércoles ya hay los primeros jóvenes que han podido disfrutar de alguna propuesta de ocio educativo. Este es el caso del Casal de la Escola Cor de Maria de Mataró donde, a raíz de la pandemia de la Covid, la entrada se ha hecho escalonada y se han tomado las pertinentes medidas sanitarias para evitar propagar el virus. Con todo, los niños y niñas han disfrutado de las primeras actividades del casal, que por ellos son muy importantes en un año en que solo han compartido las aulas con sus grupos burbuja, ya que se han cancelado las extraescolares, las colonias y los centros recreativos.

Estos, sin embargo, no son los únicos que han iniciado hoy sus vacaciones con una iniciativa de ocio educativo, ya que una veintena de chicos y chicas del centro de esplai Can Colapi de Sabadell, del MCECC, se han subido al autocar para disfrutar de sus colonias. A pesar de la lluvia, el grupo de jóvenes de primero a segundo de ESO, se han encontrado esta mañana para iniciar este viaje que les llevará tres días en una casa rural de Sant Iscle de Colltort (Garrotxa). Cargados con una mochila llena de ilusiones, se han despedido de sus familias desde la ventana del vehículo.

La importancia de socializarse

Después de un año en que los chicos y chicas, prácticamente, solo han interactuado con su grupo burbuja, es decir, los compañeros de clase y la familia, han mostrado su entusiasmo de poder compartir esta experiencia con otras personas de su edad. "Es importante para estos jóvenes socializarse en un año que muchas actividades extraescolares, colonias o centros recreativos se han tenido que suspender o reducir su actividad", explica Xavi Nus, presidente del Movimiento de Centros de Esplai Cristianos Catalanes (MCECC).

Ahora bien, este esplai no será el único vinculado al MCECC que en los próximos días comience sus colonias. El viernes 25 de junio, una cincuentena de niños y niñas de los centro de esplai Trencaclosques y unos 65 del centro de esplai Monmacor, ambos de Barcelona, ​​empiezan también sus colonias de verano. Con todo, el gran grueso de colonias y casales en Cataluña iniciarán la próxima semana.

Tanto los casales de verano como las colonias serán de las primeras oportunidades que tendrán niños, adolescentes y jóvenes de interactuar con otros chicos y chicas de su edad más allá de sus compañeros de clase. En un año marcado por la pandemia y las restricciones tanto de movilidad como de interacción social, los niños y niñas han echado de menos el hecho de relacionarse con personas de su edad, salió a entornos naturales o al aire libre. Por eso, ahora con estas actividades recuperarán el contacto con otros amigos y la naturaleza.