Sala de prensa Sala de expertas y expertos Pere Tarrés en cifras Opinión y análisis de actualidad
 Volver a noticias
  • La Fundación Pere Tarrés atiende todas las cartas a los Reyes de los 30 centros socioeducativos que acompañan niños en situación vulnerable gracias a la solidaridad de particulares y empresas

La Fundación Pere Tarrés atiende todas las cartas a los Reyes de los 30 centros socioeducativos que acompañan niños en situación vulnerable gracias a la solidaridad de particulares y empresas

08.01.21

A pesar de la complejidad y la incertidumbre del año que dejamos atrás, los cerca de 3.000 niños y niñas que cada día asisten a los centros socioeducativos adheridos a la red que coordina la Fundación Pere Tarrés han podido disfrutar estas fiestas, una vez más, de juguetes, libros y manualidades. Esta Navidad los educadores y educadoras de cada uno de los 30 centros había escrito una carta a los Reyes con sus demandas para los niños en situación de vulnerabilidad que acompañan cada tarde, y la campaña anual de recogida de juguetes de la Fundación ha logrado cubrir todas las peticiones que se recibieron. Los regalos recogidos han podido ser disfrutados por niños y niñas que asisten a centros socioeducativos de diferentes poblaciones de Barcelona, ​​Tarragona y Lleida.

Durante las fiestas navideñas, decenas de empresas, instituciones y particulares han colaborado en la campaña haciendo entrega de cientos de juguetes muy diversos, desde juegos de mesa a juguetes de madera, pelotas, muñecos o material escolar. Algunas de las organizaciones que han mostrado su solidaridad y han colaborado en la iniciativa han sido: la Fundación Barça, los Mossos de Esquadra de la comisaría de Les Corts de Barcelona, ​​las familias de la escuela Santa Teresa de Lisieux de Barcelona y las del centro Kids&Us de Sant Andreu de la Barca, los trabajadores que han recogido material en empresas como Fundación Mapfre, la consultora Deloitte y el Hotel Crowne Plaza Barcelona y los miembros de la Juventud Republicana del Vallès Oriental. Ha sido una campaña inédita, que ha llegado en un contexto insólito de crisis sanitaria, económica y social que ha aumentado aún más las necesidades de las familias que ya se encontraban en situación vulnerable, y que también ha dificultado la recogida. Algunas empresas que otros años habían colaborado en la campaña han manifestado este año a la Fundación Pere Tarrés que tenían la intención de promover recogidas internas de juguetes pero debido a la situación de teletrabajo lo descartaron por dificultades logísticas.

Aparte de los donativos en especies, la Fundación también ha recogido 2.880 euros que se destinarán al mismo proyecto. De estos, 700 euros corresponden a un donativo directo del equipo del Hotel Crowne Plaza Barcelona. Este dinero se iba a destinar a la compra de las cestas de Navidad de la empresa, pero los trabajadores y trabajadoras decidieron conjuntamente renunciar a su lote para que el importe se destinara a garantizar juguetes para estos niños en situación más desfavorecida.

El resto forma parte de un acuerdo de colaboración con Abacus mediante el cual la cooperativa de consumo cultural, educativo y de ocio ha recogido entre sus socios y clientes 2.180 euros a través de microdonativos de 1 €, 5 € y 10 € en su web y que se destinarán también a la compra de juguetes para los niños de los centros socioeducativos de la red de la Fundación Pere Tarrés y también de una quincena de centros municipales que gestiona la Fundación.

La coordinadora de campañas sociales de la Fundación Pere Tarrés, Irene Coll, ha valorado el resultado de la campaña: "A pesar del año tan difícil que hemos tenido y que hemos tenido que poner en marcha una campaña teletrabajando, lo que complicó los procesos, hemos podido llevarla adelante muy positivamente. A pesar de las circunstancias complejas, la gente ha sido generosa y muchos niños en situación de vulnerabilidad podrán recibir juguetes y material escolar. "

Más de 3.000 niños en 30 centros socioeducativos

La red de centros socioeducativos de la Fundación Pere Tarrés reúne 30 centros socioeducativos adheridos y aparte la Fundación gestiona una quincena de centros abiertos de titularidad municipal. En todos ellos, los educadores y voluntarios atienden las necesidades no sólo educativas sino sobre todo afectivas, sanitarias, alimentarias y de desarrollo de los niños que acompañan cada tarde.

En total, en los diferentes centros se acompañan más de 3.000 niños en riesgo de exclusión social cada día, y la crisis social generada por el Covid-19 ha precarizado aún más las condiciones de vida de estos niños y de sus familias. Muchos padres y madres han perdido sus fuentes de ingresos o han visto como empeoraban sus condiciones laborales, lo que ha generado problemas para conseguir recursos para cubrir necesidades tan básicas como la higiene, la alimentación o la educación de los niños. Una muestra de ello es que las listas de espera para acceder a los centros socioeducativos se ha disparado este año. Un ejemplo: este año, 177 niños y adolescentes están esperando para poder obtener plaza en los dos centros propios que la Fundación Pere Tarrés tiene en Barcelona, ​​los Centros Socioeducativos Poblenou y Poble-Sec. Un incremento del 75% respecto al curso pasado.

Muchas de estas familias, que como se ha dicho no tienen algunas de sus necesidades básicas cubiertas, no tienen recursos tampoco para comprar juguetes para Navidad o Reyes. De ahí la importancia de esta campaña que pone en marcha cada año la Fundación Pere Tarrés, consciente de que jugar e ilusionarse con las tradiciones navideñas forma parte del desarrollo psicosocial del niño.

Esta no es la única campaña solidaria que la entidad tiene abierta. En previsión de futuros confinamientos o de cuarentenas para positivos en los grupos burbuja de las escuelas, la Fundación Pere Tarrés ha preparado unos kits de material escolar, los CoronaKits, dirigidos a los niños y niñas y jóvenes en situación vulnerable que deban quedar aislados en casa y tengan dificultades para seguir el curso docente. La iniciativa nace con el objetivo de reducir la brecha educativa y social entre estos niños a la vez de facilitarles acceder al material escolar.