Blog Youth Hostel Pere Tarrés Barcelona

Por qué visitar Barcelona en invierno: ¡que no te pare el frío!

Por qué visitar Barcelona en invierno: ¡que no te pare el frío!

Aunque es conocida popularmente como una ciudad muy mediterránea y donde la mayoría de afluencia de turistas llega en verano, eso no tiene que provocar que no visitéis uno de los lugares más turísticos de España, también Barcelona en invierno.

En los meses más fríos del año, tendréis la oportunidad de ver una de las caras más bonitas de la ciudad condal y, que traen consigo un montón de actividades divertidas y diferentes que no disfrutarás el resto del año.

Dejaos llevar por el espíritu navideño

Durante los meses de Navidad, los colores, las luces y el ambiente festivo convierten a Barcelona en una de las ciudades más mágicas del mundo. Así, no perdáis la oportunidad de pasear por las principales calles de la ciudad iluminadas; visitar los mercadillos navideños o los enormes pesebres que se organizan en diferentes puntos o simplemente embriagarse del ambiente festivo que se respira en la metrópolis.

Ah, tampoco os olvidéis de probar algunos productos típicos de estas señaladas fechas, como los turrones, mantecados o los churros con chocolate.

Disfrutar del patinaje sobre hielo

Otras de las actividades más chulas y que solamente podrás hacer en Barcelona en invierno es pasar unas horas patinando sobre hielo, quizá las más conocidas son las del Skating o el Palau Blaugrana, que también están abiertas durante todos los días del año.

Sin embargo, si preferís buscar un lugar mucho más céntrico en la ciudad, Barcelona cuenta con otras opciones perfectamente válidas. En la misma parte central del Centro Comercial l’Illa Diagonal se coloca cada invierno una pista sobre hielo que os podría teletransportar a la de Rockefeller Center de Nueva York.

Visitar tranquilamente las principales atracciones turísticas

Como hemos comentado anteriormente, invierno es la época del año donde la ciudad acoge una menor afluencia de turistas. Así, viajar a Barcelona durante estos días os puede permitir deleitaros de las principales atracciones turísticas de la ciudad, de forma mucho más tranquila y calmada.

La Sagrada Familia, el templo arquitectónico más importante del país creado por Antoni Gaudí; el mercat de la Boquería o la combinación de recursos naturales ajardinados con arquitectura modernista que ofrece el Parc Güell, son algunas de las principales opciones que se pueden visitar sin tener que soportar una cantidad exagerada de turistas.

Fin de año y carnaval

Finalmente, visitar Barcelona en invierno os dará la oportunidad de celebrar algunas de las noches más especiales del año, como la de Fin de Año. La Fiesta oficial está compuesta por un espectáculo de música, agua y pirotecnia de 45 minutos en la Fuente de Montjuïc.

Posteriormente, y tras comer las doce uvas, la ciudad cuenta con muchos sitios donde salir hasta la madrugada, para acabar la noche (o empezar el día) comiendo unos churros con chocolate.

Además, a finales de febrero se celebra el Carnaval. Y aunque se organizan diferentes actos en la ciudad condal; a muy pocos kilómetros se podréis disfrutar del famosísimo Carnaval de Sitges, donde podréis vivir una de las noches más locas del año en un ambiente inclusivo, respetuoso y, sobre todo, ¡con mucha fiesta!

Por tanto, no dejéis que el frío os pare de cara a visitar Barcelona también en invierno. Alojándoos en el albergue de Barcelona Pere Tarrés, podréis llegar con mucha facilidad y atenderemos todas vuestras dudas de cara a disfrutar de las mejores actividades que ofrece la ciudad condal en invierno.

5 actividades de Navidad en Barcelona que no os podéis perder

5 actividades de Navidad en Barcelona que no os podéis perder

Luces y decoraciones en las calles; organización de ferias y mercados; el olor a mantecados y turrones…

¡Sí, la Navidad ya está aquí! Una época de paz y solidaridad aliñada también con algunos días festivos en los que no os podéis perder estas 5 actividades de Navidad en Barcelona que se organizan durante estos días.

Pasear y disfrutar de la decoración de Navidad

Existe el tópico de que Navidad es la época del año donde se gasta más. Sin embargo, hay muchas actividades con las que poder disfrutar de la magia de estos días sin gastar ni un solo euro.

Una de ellas es tan sencilla como pasear por las calles Barcelona durante estos mágicos días. Hasta el 6 de enero, las principales calles y las fachadas de algunos edificios estan iluminados con el objetivo de inundar de espíritu navideño la ciudad.

Además, también hay instalados varios árboles de navidad por las calles comerciales más concurridas. Por tanto, os animamos a perderos por sus calles que estarán especialmente engalanadas,  y así disfrutar de la decoración, los escaparates, las luces y cualquier otra decoración navideña.

Visitar los mercadillos navideños

Barcelona se convierte, en los días Navidad, en una verdadera concentración de mercadillos navideños en los que se pueden encontrar tanto las figuras del Belén hechas a mano (nunca puede faltar un caganer en tu Navidad), hasta todo tipo de gastronomía típica de las celebradas fechas. Visitarlos es uno de los componentes fundamentales para poder conocer la cultura del territorio durante estas épocas y empaparse de la magia que desprenden estos días.

El más conocido es la Fira de Santa Llúcia, uno de los grandes emblemas de la ciudad, ya que ella misma representa el espíritu navideño con sus 232 años de historia. La podréis encontrar en la Placita de la Seu, justo delante de la Catedral de Barcelona. Sin embargo, no se trata del único. Si queréis disfrutar de mercadillos que mantienen intacta su magia y sin tanta aglomeración de gente, tenéis también la opción de la Feria de Navidad en la Sagrada Familia, a los pies del edificio más emblemático de Antoni Gaudí; o la Fira de Reis en la Gran Vía.

Sorprenderte con los pesebres

Una de las actividades de Navidad en Barcelona es visitar los pesebres que se instalan en diferentes hogares y en lugares representativos de la ciudad. Empezando por el más conocido, el que se localiza en la Plaça Sant Jaume.

Pero, por otra parte, si os apetece ver pesebres mucho más artesanales, podéis visitar el torneo anual de temática de pesebres que se organiza en la ciudad, donde se instalarán pesebres en lugares como la Parròquia de Ntra. Sra. de Betlem, el Museu Diocesà de Barcelona Pia Almoina o el Palau Mercader, entre otros.

Un buen chocolate con churros

¿Qué sería la Navidad sin probar los manjares típicos de estas celebradas fechas? Así, tras una tarde fría de compras navideñas, no dudéis en hacer una paradita para reponer fuerzas y calorías con un buen chocolate con churros en algunos de los grandes clásicos barceloneses como la Granja Viader, el Dulcinea o el Petritxol.

Navidad en el poble Espanyol

Durante el mes de diciembre, el Poble Espanyol se convierte en un escenario puramente navideño, donde podéis encontrar un gran mercado de Navidad, tanto de decoración como de productos tradicionales de gastronomía o artesanía; pesebres vivientes, y muchas actividades infantiles; la casa de Papá Noel,  talleres, gincanas, animación, actuaciones, proyección de películas y mucho más.

No dejéis que el frío os obligue a quedaros en casa y os perdáis la oportunidad de empaparos del mágico ambiente navideño de estos días en Barcelona. Así, aprovechad para alojaros en el albergue de Barcelona Pere Tarrès, y visitar las principales actividades en estos días festivos.  

Estaciones de esquí cerca de Barcelona ¿Dónde esquiar?

Estaciones de esquí cerca de Barcelona ¿Dónde esquiar?

Ha llegado el frío y con él la nieve a las estaciones de esquí catalanas, con las indicaciones que os vamos a dar, es bien seguro, que podréis planear un día perfecto en la nieve, estando a varios kilómetros de la Ciudad Condal.

Así, en este nuevo post os traemos las diferentes opciones para que podáis disfrutar de una nueva temporada de esquí cerca de Barcelona.

Existen varias opciones si lo que quieres es esquiar cerca de Barcelona. Ya sea para pasar el día o pasar unos días en las montañas lejos de la ciudad: Estas son algunas de las alternativas con las que cuentas y beneficiarte en todos los sentidos.

Estación Port del Comte

Ubicada en la provincia de Lleida, específicamente en el municipio de La Coma i La Pedra, es una de las mejores opciones para los amantes del esquí. Dispone de 37 pistas y 16 remontes para que tengáis todo un día intenso de nieve y snowboarding.

La estación Port del Comte es ideal para ir en familia, pareja o amigos, porque es la estación más cercana a Barcelona, a unas dos horas de trayecto en coche (150km).

También podrás disfrutar de una escapada de un par de días, ya que cuenta con alojamientos muy cerca de las pistas. Así que… ¿A qué esperas para pasarlo en grande con este plan?

Estación La Molina

La estación se encuentra en la comarca de Girona, el trayecto suele demorarse también unas dos horas en coche desde Barcelona.

Con 61 kilómetros de pistas para esquiar y 12 remontes es una de las más populares en el territorio catalán.

En comparación con la Estación de Port del Comte, La Molina es mucho más pequeña y cuenta con más visitantes durante la temporada alta gracias a su amplia oferta de servicios de esquí y snowboard.

También dispone de varios circuitos de trineos, raquetas y motos de nieve que prometen una escapada a la nieve ¡100% divertida! Además, los más pequeños podrán divertirse en el área infantil, pistas de hielo y un jardín de nieve especial para.

Estación Baqueira Beret

Se trata de otra estación ubicada en Lleida, en el Valle de Arán, y cuenta con 120 km de pistas abiertas y anchas con mucha nieve por su ubicación en el Pirineo Catalán, aquí podrás esquiar cerca de Barcelona. Ofrece una cantidad de servicios, remontes y grandes desniveles, que la convierten en la segunda mejor pista de esquí de España (después de la Sierra Nevada en Granada).

¿Te apetece pasar un buen rato en alguna de las bajadas por las pistas de Baqueira Beret?

Como otras estaciones, ésta ofrece otras actividades como clases de esquí, alquiler de material, excursiones en raquetas, rutas en moto de nieve e inclusive visitas a la fábrica de caviar.

Al contar con una ubicación privilegiada, la cantidad de nieve que cae anualmente es abundante, lo que la convierte en una de las estaciones de esquí más concurridas de España.

Espot Esquí Parc

Junto al parque natural de Aigüestortes, en la localidad de Espot (Lleida), se localiza esta estación de esquí cerca de Barcelona.

Cuenta con pistas para esquiadores o snowboarders más avanzados y es uno de los sitios perfectos para disfrutar de la nieve y huir del bullicio.

El paisaje es realmente hermoso ya que está ubicado en frondosos bosques de pino negro, y cuenta con vistas sin precedentes. Además, es uno de los mejores lugares para ir en familia porque cuenta con actividades como el bautizo de nieve, raquetas y más.

Vall de Núria

Finalmente, esta estación está ubicada en el municipio de Queralbs (Girona), a una altura de aproximadamente 2.000 metros. Son pistas más para principiantes y aficionados al esquí o snowboard que tienen un nivel intermedio.

Son 7km de pista de nieve que ofrecen una experiencia agradable y familiar, donde podéis disfrutar de las típicas actividades y otras visitar el santuario en el que se encuentra la Virgen de Núria y la Ermita de San Gil.

Así que si estáis pasando unos días por la ciudad y os apetece pasar una jornada en la nieve, te damos algunos consejos para que sepas dónde puedes ir a esquiar y por cierto…

¡No dudéis en aprovechar tu visita a Barcelona para hospedarte en el Albergue de Barcelona Pere Tarrés y disfrutar de una escapada a la nieve durante los meses de invierno!

Los mejores mercados de Navidad en Barcelona

Los mejores mercados de Navidad en Barcelona

Pese a que aún estamos en noviembre, la realidad es que el tiempo pasa excesivamente rápido, y ya tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina.

En cuestión de días las calles de Barcelona van a empezar a llenarse de las lucecitas decorando las fachadas de los edificios, pensamientos de cómo decorar el árbol de navidad y el pesebre este año, o simplemente disfrutar de la ciudad de Barcelona en esta época del año tan especial.

Y la realidad es que, para que estos días sean lo más singulares y tranquilos posibles, una de las claves es tenerlo todo pensado con antelación y no dejar las cosas para última hora.

Por eso, los mercadillos de navidad de Barcelona son fundamentales para poder conocer la cultura de la ciudad durante esta época y embriagarse de la magia que desprenden todos los elementos que se mencionan.

La mayoría de estos mercados navideños se concentran durante el mes de diciembre, donde se puede encontrar las figuras del Belén hechas a mano (nunca puede faltar un caganer en tu Navidad) y cómo no cantar aquello de "caga tió, avellanes i turrons", mientras le pegáis al pobrecito tronco vestido de Papá Noel unos buenos bastonazos.

Así, aprovechando vuestro alojamiento en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés durante estas celebradas y festivas fechas, os hemos preparado una lista de los mejores mercados de Navidad en Barcelona, para que no os perdáis ninguno.

Fira de Santa Llúcia

Es el mercado de Navidad por excelencia de Barcelona. Se trata de un gran emblema de la ciudad, ya que ella misma representa el espíritu navideño con sus 232 años de historia. La podréis encontrar en la Placita de la Seu, justo delante de la Catedral de Barcelona.

Allí descubriréis las mejores figuras para el Belén, los mejores artesanos dedicados a la Navidad, las flores de Pascua, los muérdagos, árboles... todo lo que os recuerda a las fiestas y es bonito está aquí. Sin duda, una visita obligada en la Barcelona navideña.

Mercado de Navidad en la Sagrada Familia

A los pies del edificio más emblemático de Antoni Gaudí, descansa la hermana pequeña de la Fira de Santa Llúcia: el mercado de Navidad de la Sagrada Familia. Con más de sesenta años de antigüedad, se ha convertido también en una cita ineludible para las personas que visitan la ciudad.

Se trata de una feria donde podréis encontrar las típicas decoraciones navideñas a un precio asequible; pero además está también muy enfocada a los productos alimenticios representativos de esta señalada época, como son los turrones y los frutos secos o a la venta de regalos, sobre todo de artesanía, bisutería y ropa. Os resultará prácticamente imposible marcharos sin probar algún manjar o llevaros un regalo para vuestros familiares.

Happy Christmas Market

Este Market, organizado por Nau Bostik en el barrio de la Sagrera, agrupa a más de 40 diseñadores y creativos de diferentes disciplinas.

Aquí podréis encontrar piezas vintage, arte urbano, música y danza en directo y food trucks. Además, un detalle importante para los amantes de los animales: las mascotas también son bienvenidas.

Quizá es la versión de mercados más alternativa que puedes encontrar en Barcelona para las fechas navideñas.

Fira de Reis

Finalmente, el último mercadillo que os recomendamos está situado en la Gran Vía (entre el Carrer Comte d’Urgell y Calabria).

En estas paraditas podréis encontrar de todo: desde las figuritas típicas del belén hasta complementos, juguetes, chucherías, chocolate, bisutería… Pero lo que la hace destacar por encima de otras firas son las churrerías. Así que, si eres de los que te gusta mucho comer e ilusionarte con el ambiente navideño, este es tu sitio.

Después de leer estas líneas seguramente se os ha despertado de repente la emoción de vivir ya la Navidad, y despertar el niñ@ que lleváis dentro. Así que ya sabéis, aprovechando vuestra visita a la ciudad, acudir a un lugar único con alojamiento como el albergue de Barcelona de Pere Tarrés, no perdáis la oportunidad de visitar los mejores mercados de Navidad en Barcelona.

Descubre la Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona

Descubre la Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona

La Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona, es una excelencia arquitectónica, y con una gran historia, que no dispone del mismo empuje turístico que tienen otros edificios religiosos de la capital catalana, pero si tiene una importancia vital en la evolución del territorio.

Construida entre 1329 y 1383, esta hermosa basílica es considerada el mejor y más completo ejemplo de la arquitectura gótica catalana, además de la gran importancia que se presagió en su época, pues esta representación religiosa fue construida por los feligreses, pescadores, obreros (conocidos como Bastaixos) y pueblo del barrio de La Ribera.

Historia marcada por los ataques y su restauración

Los autores del proyecto que dio vida a la Basílica de Santa María del Mar fueron Berenguer de Montagut y Ramón Despuig. Se trata de una iglesia considerada popular y con una gran importancia para la gente de la ciudad, ya que fue financiada por armadores y mercaderes, y gran parte la población participó en su construcción.

Aun así, hay que destacar que la imagen que presenta en la actualidad es fruto de la restauración que ha sufrido durante los últimos años, ya que diferentes partes del monumento fueron destruidas por culpa de las diferentes guerras que sufrió la ciudad. En concreto, uno de sus peores momentos fue el incendio que anarquistas y comunistas provocaron durante la Guerra Civil (1936), y que destruyeron el magnífico altar barroco y todas las imágenes y archivos del templo.

Este hecho es también el motivo por el que el interior del templo cuenta con un aspecto ennegrecido que no hace sino aportarle aún mayor misterio e interés.

Una joya del gótico catalán

La Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona es considerada el mejor y más completo ejemplo de la arquitectura gótica catalana.

En el exterior se pueden apreciar las peculiaridades de este estilo arquitectónico, como las líneas rectas y los contrafuertes macizos que le dan un aspecto robusto, compacto, muy diferente de las catedrales góticas europeas. El campanario es octogonal y las puertas son de roble macizo con decoraciones de hierro.

Pero, sin duda, la principal belleza de este templo está dentro de la basílica. La imponente estructura presenta un interior con tres naves, en el que la central admite gran capacidad de luz y su construcción está basada en la antigua técnica ad quadraum. Compuesta por extensas superficies de piedra desnuda e interminables y esbeltas columnas en forma de palmeras erigen de forma armoniosa una conexión entre todas sus partes.

La combinación de todos estos elementos, la magia cautivadora de la basílica per se y sus bellas historias la convierten en un ejemplo de la distinción en Europa en la época gótica.

Diferentes tipos de visitas

El monumento arquitectónico se encuentra en pleno barrio Gótico. En concreto, su dirección es Plaza de Santa María, 1; y se puede llegar fácilmente con la Línea 4 del metro, y bajando en la parada Jaume I.

La entrada a su interior es gratuita, y su horario es de lunes a sábado, de 9:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:30 horas; y domingos y festivos, de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas.

Además, hay que destacar que, pese a que la entrada a la zona interior es gratuita, existen diferentes opciones a precios reducidos para poder conocer más su arquitectura con la ayuda de un guía; y el acceso a las torres y terrazas sí tiene un suplemento extra.

Por otra parte, en los atardeceres de verano hay también la opción de realizar una visita exclusiva en grupos muy reducidos para pasear prácticamente en solitario por el interior de Santa María del Mar. Esta visita especial acaba en las terrazas del monumento, donde podréis contemplar los estrechos callejones del Born, los principales edificios de Ciutat Vella y una impresionante panorámica de 360º sobre Barcelona cuando anochece.

Interesante ¿verdad?, pues bien la cosa no queda aquí, después de planificar la ruta por la zona del Born y caminar por las zonas más góticas de la ciudad, llega el momento de descansar y es que la estancia en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés es perfecta para descubrir todos los secretos que esconde la Basílica de Santa María del Mar de Barcelona, la gran joya del gótico catalán.

5 pueblos cerca de Barcelona en tren

5 pueblos cerca de Barcelona en tren

Barcelona es una ciudad que ofrece innumerables alternativas turísticas y lugares mágicos que merece la pena conocer. Y no solo hablamos de sitios en la ciudad condal y sus alrededores, sino que la buena conexión con todo el territorio gracias a trenes y ferrocarriles permiten descubrir rincones alejados de la metrópolis que poseen un encanto especial.

Así, aprovechando que el hospedaje en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés, en este nuevo post os presentamos cinco pueblos cerca de Barcelona en tren a los que se puede llegar fácilmente, y que no se deben dejar de visitar por nada del mundo.

Girona

En poco más de una hora en tren (40 minutos en AVE) se encuentra la colorida y deslumbrante, provincia y, ciudad de Girona.

Se trata de uno de los lugares donde es un verdadero placer perderse, sobre todo por sus estrechas calles en el casco histórico. Además, durante el recorrido te asombrará con sus numerosos edificios góticos como la impresionante Catedral y el antiguo barrio judío del Call.

Otros lugares que de obligada visita en Girona son los puentes y las casas colgantes de colores del río d ‘Onyar, que separan la parte nueva de la antigua, el monasterio de Sant Pere de Galligants, la Rambla de la Llibertat o el Parque de la Devesa para después, terminar con un paseo por la muralla de la ciudad.

Además, en caso de ser aficionados de la famosa serie Juego de Tronos, os alegrará saber que escenas importantes de la serie se han grabado en sitios emblemáticos de la ciudad.

La escapada a Girona se puede combinar también con una pequeña excursión a Figueres (trayecto en tren y el viaje son solo 30 minutos más) donde tendréis la oportunidad de visitar el museo del famoso pintor Salvador Dalí.

Sant Pol de Mar

Si os interesa conocer un pueblo de mar cerca de Barcelona, no existe mejor opción que Sant Pol de Mar.

Situado en la comarca del Maresme, tierra de pescadores y agricultores, se encuentra un pueblo típicamente mediterráneo, con sus casas blancas y calles estrechas y escalonadas que se elevan formando hermosos rincones donde poder disfrutar de las vistas del mar Mediterráneo. Además, a nivel cultural hay que destacar que el pueblo conserva bonitas casas modernistas e iglesias que a más de uno enamoran.

A este bonito pueblo mediterráneo se puede llegar de forma muy sencilla en tren, con el servicio de Rodalies R1 de RENFE, en menos de 45 minutos.

Sitges

Seguimos hablando de mar, pero esta vez se trata de uno de los pueblos con mayor encanto de la costa sur de Barcelona: Sitges. A poco más de 30 minutos en tren, se encuentra un lugar que fue refugio de artistas modernistas y residencia de los burgueses indianos, y que sigue conservando el carácter marinero que lo vio nacer.

¡No te pierdas el paseo por el frente marítimo, y callejear entre sus estrechas calles hasta encontrar el Cau Ferrat, un museo que fue la residencia del artista Santiago Rusiñol!

Viñedos del Penedés

En un breve viaje en tren desde Barcelona llegas hasta Vilafranca del Penedés, capital del Alto Penedés.

Territorio dominado por paisajes de viñas y bodegas, sus excelentes vinos y sus inconfundibles cavas son famosos en la zona, y además algunas de las actividades que se ofrecen para disfrutar del enoturismo se realizan de una forma diferente, como catas de vino, dormir en una bodega o un extenso paseo entre viñedos.

Las Bodegas Torres son las más famosas de la zona, y podéis visitarla por vuestra cuenta o también existe la opción de comprar un billete para el Tren de las Viñas, un combinado muy económico que incluye el trayecto de ida y vuelta desde Barcelona hasta las famosas bodegas.

Castillo de Claramunt

Como última opción (pero no por eso menos importante) os recomendamos una escapada en tren al Castillo de Claramunt, situado en la comarca del Anoia.

En este caso, para llegar hay que tomar un tren de los Ferrocarriles de la

Generalitat que parte desde Plaza España hasta la Pobla de Claramunt. Una vez allí, hay que caminar unos 45 minutos hasta llegar a lo alto de la montaña, donde está situado el castillo. Pero la caminata merece la pena. Una vez arriba, se puede visitar una de las fortalezas más bien conservadas de Cataluña, mientras se atisban unas hermosas vistas panorámicas de la comarca del Anoia.

No caigáis en la trampa de creer que Cataluña sólo es Barcelona. A muy poca distancia de la gran ciudad encontraréis lugares que os harán adentraros y conocer un poco más la historia y la cultura del territorio. ¿A qué esperáis para poneros en marcha?

5 bares secretos de Barcelona que no te puedes perder

5 bares secretos de Barcelona que no te puedes perder

Barcelona, como en cualquier otra gran ciudad, está repleta de localizaciones que son desconocidas para muchos, pero que esconden un encanto especial. Lugares que no aparecen en las guías, alejados de los sitios más turísticos de la capital catalana, con el objetivo de mantener su magia y convertirse en un lugar diferente y tranquilo para las personas que consiguen llegar a ellos.

Porque si, a veces estos lugares son tan secretos que no es fácil superar la clandestinidad que los rodea hasta conseguir entrar. Pero gracias a los consejos que os facilitamos desde el albergue de Barcelona de Pere Tarrés, no tendréis ningún problema en poder deleitaros con su embrujo.

L’Antic Teatre (Verdaguer i Callís, 12)

En esta opción te podrás adentrar en un paraíso al aire libre en el barrio del Born. L’Antic Teatre (el Antiguo Teatro), tal y como su nombre indica, fue la sede del Teatro del Círculo Barcelonés de Sant Josep, fundado en 1879 y un espacio de teatro amateur hasta 1976. Ahora, se ha convertido en un centro social y cultural que sirve como punto de encuentro entre artistas, vecinos y colectivos.

Su principal fuente de ingresos es el bar del local, junto a su enorme terraza, llena de vida y acompañada con un árbol en el centro creando un ambiente muy acogedor.

Además, tienes que tener en cuenta que funciona al estilo tradicional: no se puede reservar mesa y tienes que hacer el pedido en el bar y llevaros la bebida fuera. Aún así, su encanto hace que valga la pena eso y más.

Bar Mariatchi (Carrer dels Codols, 14)

Ubicado también en el barrio Gótico, encontramos este simpático lugar que es propiedad del famoso músico Manu Chao (Sí, el autor de la popular canción “Me gustas tu”). Su personalidad quedó plasmada en los murales mexicanos que adornan el lugar y en los conciertos que organizan regularmente.

Se trata de un bar donde destaca el buenrollismo, y donde los precios no son para nada prohibitivos, pues es una gran opción para pasar un buen rato con los amigos sin tener que gastarse mucho dinero.

El Arco de la Virgen (Calle Varge, 10)

Ahora sí que tendrás que estar muy atento, apuntarte bien la dirección porque el próximo lugar es de los bares más secretos de Barcelona.

En el distrito del Raval, en concreto en la calle Varge número 10, encontramos el Arco de la Virgen. Empuja una pequeña puerta y al más puro estilo de “Alicia en el país de las maravillas” accederás a un mundo diferente, en el que se encuentran conciertos, teatro y exposiciones, eso sí, dependiendo del día en el que vayas.

Un centro artístico que hace las delicias de los amantes de las ciencias escénicas y la pintura, y perfecto para pasar un buen rato con los amigos y disfrutar de un ambiente artístico, muy característico en la ciudad.

Pipa Social Club (Plaza Reial, 3)

¿Es posible encontrar un lugar tranquilo donde poder hablar con tus amigos, prácticamente desconocido y en el centro de Barcelona? La respuesta es sí. Justo en la Plaza Reial encontramos el Pipa Social Club, un piso de seis habitaciones con vistas a la famosa plaza, y con una eminente decoración propia del siglo XIX. Para entrar debes llamar el timbre, y luego subir por unas escaleras muy estrechas, para por fin llegar a un lugar que parece sacado de las historias de Sherlock Holmes.

Existen muchas alternativas y opciones para disfrutar de un buen lugar de ocio y con características muy distintivas que pueden hacer las delicias de muchos. Para descubrir con calma y sin prisa estos bares secretos de la ciudad de Barcelona, te recomendamos que pases al menos una noche en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés, muy cerca de los rincones más desconocidos de la ciudad condal.

Comida tradicional de Barcelona: 5 platos Top

Comida tradicional de Barcelona: 5 platos Top

Cataluña es una de las comunidades autónomas con gran tradición culinaria. Los numerosos recetarios antiguos que aún se conservan son un buen testimonio de esta realidad. La comida catalana y, por extensión, la comida tradicional de Barcelona ofrece platos que no puedes dejar de probar.

Barcelona es una ciudad multicultural que cuenta con una amplia oferta de restaurantes, pero también encontrarás que en la gran mayoría de ellos podrás disfrutar de exquisitos platos basados en la cocina catalana.

¡Éstos son los cinco mejores platos tradicionales que puedes degustar en Barcelona!

La mejor muestra de comida tradicional de Barcelona

Pan con tomate (Pa amb tomàquet)

Este plato es uno de los más populares de la cocina catalana, y también se trata de uno de los que cuenta con más tradición. El escritor y periodista, Néstor Luján, asegura que la primera referencia escrita del pa amb tomàquet es de 1884.

Es una receta sencilla de preparar, pero que para que salga bien hacen falta unos ingredientes de calidad. Un buen pan de pagés, un tomate de calidad y un aceite de oliva virgen extra de gran sabor, son la clave del éxito.

No existe un plato más tradicional catalán que un buen pan con tomate, acompañado de fuet en uno de los muchos restaurantes que hay repartidos por Barcelona. ¡Descúbrelo!

Escudella i carn d’olla

El escritor Francesc d’Eiximenis en el siglo XV escribió que era un plato que se comía en todas las casas catalanas a diario. Un plato que era consumido por personas de todos los estratos sociales. En Barcelona encontrarás muchos establecimientos de restauración que ofrecen este tipo de comidas y de gran calidad.

Antiguamente era un alimento rico en calorías para aguantar una dura jornada en el campo, pero en la actualidad, y en muchas casas, se degusta el día de Navidad.

Suquet de peix

Es uno de los platos de pescado más cocinados en los hogares catalanes. Consiste en una sopa con almejas, langostinos, diversos tipos de pescado, entre los que destaca el rape y una salsa de azafrán para hacer el plato aún más sabroso.

Es una comida tradicional catalana característica de la zona costera, y plato típico de pescadores. La costa de Barcelona es el mejor escenario para saborear un buen suquet de peix y disfrutar de un ambiente mediterráneo excepcional.

Fricandó

Se trata de uno de los manjares que se pueden probar en Barcelona, y en toda Cataluña. Se trata de filetes finos de carne de ternera estofada con setas deleitarán los paladares más exquisitos.

En la ciudad condal existen muchos restaurantes que te permitirán degustar esta joya de la gastronomía catalana. Un plato que ya se comía en la Cataluña medieval y que ha resistido hasta nuestros días con una salud de hierro para que tú también puedas apreciar todo su excelente sabor.

Crema catalana

Los autóctonos llaman a la crema catalana crema de Sant Josep porque tradicionalmente se come el 19 de marzo, día de San José. Es el postre por excelencia de la gastronomía de Cataluña y uno de los más exquisitos que puedes probar en Barcelona.

En los recetarios medievales catalanes ya aparece escrita la palabra crema catalana como el Llibre de Sent Soví del siglo XIV. Está considerado uno de los postres más antiguos de Europa y en Barcelona podrás saborear este delicioso postre en prácticamente cualquier restaurante al que acudas.

Estos son los platos más representativos de la comida tradicional de Barcelona. Auténticos manjares que podrás maridar con el típico cava catalán, el vino espumoso más representativo del lugar, que se elabora con las distintas variedades de uvas catalanas: parellada, xarel·lo o macabeo.

Y para descansar de tu ruta gastronómica en Barcelona, nada mejor que alojarte en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés. Está a un paso de los principales templos culinarios de la ciudad. ¡Disfruta de la mejor comida tradicional de Barcelona con los platos tradicionales catalanes más exquisitos!

7 razones para vivir un otoño en Barcelona

7 razones para vivir un otoño en Barcelona

Cualquiera de las estaciones del año son buenas para visitar Barcelona. Es una ciudad cosmopolita, con una gran oferta comercial, cultural y de ocio con las que se puede disfrutar todo el año.

No obstante, visitar la ciudad entre los meses de septiembre y noviembre es algo espectacular, pues pasar un otoño en Barcelona es una de las experiencias que no te puedes perder en la vida.

Existen un sinfín de razones para venir a Barcelona en otoño, pero si tuviéramos que resumirlas en un artículo lo hacemos con estas siete razones.

Los siete motivos más importantes para visitar Barcelona en otoño

Descubre las siete razones más destacadas que merecen un viaje a Barcelona en esta estación:

1.Temperatura agradable

Por lo normal, en Barcelona se suele gozar de muy buen clima pero, en esta estación del año la temperatura es muy agradable, y en las horas centrales del día se pueden incluso vestir prendas de manga corta.

El termómetro puede llegar hasta los 20 grados y no suele bajar de los 10. Un clima ideal para visitar la ciudad sin bochornos ni heladas.

2.Menos concentración turística

Las aglomeraciones de turistas se reducen considerablemente, pues son menos comunes para estar en otoño en Barcelona.

Estarás menos tiempo en las colas en los lugares que quieras visitar como los grandes monumentos de Gaudí: la Sagrada Familia, la Casa Batlló, La Pedrera o el Parc Güell. Visitar el Museo del F.C.Barcelona o el Aquarium también será otra alternativa que no puedes dejar de ver.

3.Precios más asequibles

Los precios del transporte para viajar a Barcelona también son más económicos en esta estación del año. Los billetes de avión, tren y bus para viajar a la ciudad condal en otoño son más baratos.

Gracias al ahorro en el transporte, podrás disfrutar de más actividades en Barcelona, como conciertos, espectáculos teatrales o visitas culturales que harán que te impregnes de una de las grandes esencias de la ciudad.

4.Disfrutar de los parques

El cambio de color de las hojas de los árboles típico de otoño es un atractivo más que suficiente para acudir a Barcelona en esta estación.

Piérdete por el Parc de la Ciutadella, el Parc del Laberint d’Horta o en la zona más alta de Montjuïc, donde descubrirás una de las visitas más espectaculares de la ciudad.

5.Vivir la Castañada y Halloween en Barcelona

En otoño puedes vivir la fiesta de la Castañada y Halloween. Son celebraciones muy típicas en la ciudad (y comunidad), en la que degustar del sabor auténtico de una castaña asada en uno de los distintos puestos que hay repartidos por la ciudad, o deleitarte con los típicos panellets en las pastelerías más tradicionales.

Otra de las alternativas que puedes disfrutar si pasas el otoño en Barcelona son las diferentes fiestas que se organizan por Halloween.

6.Disfrutar de Festivales de música

Barcelona es una ciudad con un buen gusto musical donde en cada estación del año ofrece una oferta destacada de festivales de música.

En otoño comienza el Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona y el Festival del Mil·leni. Además, podrás pasarlo genial con el Cruïlla de Tardor.

7.Salón del Manga

Y si eres fan de los mangas japoneses y la cultura nipona, tienes una cita obligada con el Salón del Manga de Barcelona.

Podrás descubrir las últimas novedades editoriales, participar en concursos de disfraces (cosplay). También podrás conocer de primera mano a los actores más destacados del mundillo. Y si te vistes como tu personaje de manga favorito, ¡la entrada será gratis!

Barcelona es una ciudad con muchos atractivos en todas las estaciones del año. Es un municipio muy rico que dispone de muchas actividades todos los meses. También en otoño, una estación ideal para vivir la ciudad sin agobios, con una temperatura agradable, con buena música y actividades muy divertidas.

Para descansar de todas estas actividades, tienes en una ubicación muy céntrica (al lado de la estación de Sants) el albergue de Barcelona de Pere Tarrés.

Barcelona es una gran ciudad para vivirla todo el año, también los meses de otoño. ¡Ven a experimentarlo con tus propios ojos!