Ruta a pie por el barrio gótico de Barcelona

Ruta a pie por el barrio gótico de Barcelona

Uno de los grandes secretos de Barcelona, y donde reside parte de su magia, es su enorme variedad de estilos arquitectónicos construidos por toda la ciudad. En un paseo a pie, y en cuestión de 20 minutos, no es difícil que podáis maravillaros con obras modernistas, medievales o contemporáneas.

En este post os traemos la mejor manera de conocer el barrio gótico de Barcelona. Por tanto, la mejor alternativa sin duda es realizar una ruta pie para descubrir todos los secretos que este estilo guarda.

Barrio gótico de Barcelona: qué ver

Podéis empezar el recorrido en Las Ramblas, junto a Plaza Catalunya. Uno de los sitios más turísticos de la capital catalana, y a la vez puerta de entrada a la parte antigua al barrio gótico en Barcelona. Además, hay que destacar que se trataba de una vía importante en la época medieval, ya que en su momento era un torrente que canalizaba el agua hasta el mar y el límite de la antigua ciudad.

Nuestro itinerario continuará bajando por Las Ramblas, hasta la calle de Portaferrissa, donde se encuentra una decoración de cerámica que nos recuerda cómo fue la muralla en la Edad Media. Esta fue también una de las puertas de entrada a la ciudad medieval amurallada.

Las catedrales góticas de Barcelona

Tras esta pequeña introducción histórica, llegamos a las grandes protagonistas del estilo gótico en Barcelona: sus iglesias y catedrales. Tomando la calle Petritxol, llegaréis a la Plaça del Pi, donde encontraréis una preciosa iglesia gótica dedicada a la Virgen.

Seguimos nuestro camino por la calle de la Palla, que nos llevará hasta la obra gótica más importante de la ciudad, la Catedral de Barcelona. Su visita no se puede obviar, pero os recomendamos que entréis por el claustro, para así empezar su recorrido por la parte más antigua del templo y podréis seguir un itinerario cronológico por su interior.

Rincones esenciales del gótico

Tras la visita a la Catedral, si seguís todo recto encontraréis la Calle de Sant Sever. Una callecita que os llevará hasta uno de los rincones más mágicos de toda la ciudad: la plaça de Sant Felip Neri. Un rincón donde todavía se mantienen restos de uno de los peores bombardeos aéreos franquistas durante la Guerra Civil.

Tras esta impactante visita, nos acercamos al final de nuestro recorrido. Volviendo a la calle del Bisbe, y en dirección opuesta a la Catedral, encontraréis El Palacio de La Generalitat, que conserva en este tramo su fachada original gótica, del siglo XV. En medio de la calle destaca también un precioso puente de inspiración gótica.

Y para acabar, llegaréis al considerado el gran centro de la ciudad de Barcelona: la Plaza Sant Jaume, donde se encuentra la fachada principal tanto del Ajuntament de Barcelona como del gobierno de la Generalitat de Catalunya.

En este caso, las fachadas que dan a la plaza principal no son góticas, sino que pertenecen al estilo neoclásico. Un nuevo ejemplo de que el contraste de estilos arquitectónicos en la ciudad es visible constantemente.

¡Seguir la ruta por el barrio Gótico de Barcelona y saber qué ver se ha convertido ya en un imperdible de la ciudad! Pero lo mejor es alojarse en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés, desde aquí tendréis acceso a cualquier punto de la ciudad.