5 razones para visitar el Parque Güell

5 razones para visitar el Parque Güell

Uno de los lugares más emblemáticos de Barcelona es, sin duda, el Parque Güell. Un enorme espacio al aire libre con elementos arquitectónicos modernistas realizados por el singular arquitecto Antoni Gaudí.

El parque debe su nombre a Eusebi Güell, un rico empresario apasionado por las obras de Gaudí, y que actuó como su principal mecenas.

Aunque la idea principal era la construcción de un conjunto residencial de lujo, con el paso de los años esta idea fue abandonada, y en su lugar se construyó un parque con escenario de cuento.

Una visita a Barcelona nunca estaría completa sin un paseo por el Parque Güell, y conocer todo lo que puedes ver.

Gaudí, Gaudí y más Gaudí

Aunque la Sagrada Familia, La Pedrera o la Casa Batlló son sus obras más eminentes, el Parque Güell no se queda atrás. Su estilo modernista y sus esculturas, presente en sus creaciones, son el principal atractivo para que puedas visitar el Parque Güell.

No perdáis la oportunidad de asombraros con la convivencia entre naturaleza y arquitectura en especial armonía.

Os recomendamos algunos de sus obras más destacadas en el parque como son sus pabellones, la escalinata y el dragón; la casa museo de Gaudí, la plaza con el banco ondulante, el Viaducto del Algarrobo o El Calvario.

En resumen: dedicad al menos un par de horas para descubrir todos los elementos arquitectónicos creados por Gaudí en el Parque Güell.

Las vistas del Parque Güell

Sí es cierto que el Parque Güell se encuentra un poco separado del centro de Barcelona y de la zona más turística de la Ciudad Condal. Sin embargo, eso también le da una ventaja importante: sus vistas.

Se encuentra situado en el barrio del Carmelo, y desde allí arriba encontraréis unas vistas increíbles de las azoteas de Barcelona. Un paisaje, diferente a los que ofrecen los miradores más típicos de la ciudad, que os permitirá disfrutar de una nueva fotografía aérea de la ciudad.

La música

Muchos cantautores desconocidos se reúnen durante el día en el Parque Güell, lo que hace que cada rincón de lugar cuente con una melodía diferente. Así, dejaos llevar por los cantos de sirena que os llevarán a diferentes lugares del parque.

La relativa tranquilidad

El Parque Güell cuenta con una gran afluencia de turistas, sí. Sin embargo, no os agobiéis, ya que la mayoría se quedan en la entrada y en la zona de los bancos ondulantes.

Así que, animaros a adentraros un poco más en el lugar para encontrar sitios donde no se escucha ni una mosca, y poder sentaros para disfrutar de un poco de tranquilidad en un sitio privilegiado.

Patrimonio de la Humanidad

Declarado como Patrimonio de la Humanidad desde el 1984, el Parque Güell es uno de los principales atractivos de Barcelona.

Por eso que si los expertos de la Organización de las Naciones Unidas han decidido catalogarlo por ser un sitio de gran relevancia cultural y de carácter excepcional para la herencia común de la humanidad, ¿cómo no vais a dedicar una mañana para visitar el Parque Güell para descubrirlo y maravillaros por su encanto?

No obstante, no todo se resume en visitar el parque, sino que Barcelona dispone de muchas atracciones turísticas, realizadas por el famoso arquitecto, que no te puedes perder.

Así, aprovechando vuestra visita a la capital catalana, y vuestro alojamiento en el albergue de Barcelona Pere Tarrés, no dudéis en visitar el más claro ejemplo del modernismo que caracterizaba a Antoni Gaudí.