Escapada al Delta del Ebro

Escapada al Delta del Ebro

Uno de los espacios más bellos de toda Cataluña es el Parque Natural del Delta del Ebro, que encontramos en la desembocadura del río del mismo nombre en Tarragona, con más de 7.700 hectáreas por las que fue declarado parque natural en 1983 y forma parte de la Reserva de la biosfera tarraconense. Sin embargo, encontrándose en la provincia de Tarragona, quizá te sorprenda que hablemos de él en un artículo del blog, ¿verdad? ¡Pues nada más lejos de la realidad! Lo cierto es que Barcelona es un punto de partida genial desde donde planear una excursión hasta el Delta del Ebro, a unos 180 km y con conexión directa a través de la AP-7 o Autopista del Mediterráneo.

Naturaleza en estado puro en el Delta del Ebro

El Delta del Ebro se presenta con temperaturas moderadas durante todo el año en la zona húmeda más extensa de toda la comunidad autónoma: con veranos bastante secos que contrastan con un viento constante y una humedad elevada que ha permitido grandes arrozales en Cataluña que se extienden hasta la Comunidad Valenciana.

En la zona o perfil norte del delta, podremos visitar lagunas como la de las Ollas, separada del mar por una barrera de arena, o la del Canal Viejo; donde destaca la isla del Buda con el famosísimo faro de 53 metros de altura y una gran actividad arrocera que empezó a caer a finales de 1950. Aunque hay más lagunas en la cara norte, el tamaño de la Cerrada y la Encanyissada en la sur destacan por encima de estas. Esta última, anexa a Sant Carles de la Rapita, es la más grande de todo el delta.

¿Pero por qué visitar el Delta del Ebro? La realidad es que junto al parque natural de Doñana y la Camarga francesa, la vegetación de la zona es de una variación enorme debido a sus cambios de salinidad: desde biotopos (hábitats vegetales, para entendernos) muy heterogéneos donde podemos observar cañaverales y carrizales a lo largo y ancho del delta, y donde destaca por derecho propio el humedal, con centeneras de especies de aves: 316 aves comunes y 360 de los 600 tipos de aves europeas.

Asimismo, una excursión a la zona del Delta del Ebro nos permite acercarnos a la historia humana más próxima al trabajo marítimo, donde la pesca y las actividades de acuicultura se unen a la agricultura propia de esta zona de costa con más de 20.000 hectáreas de arrozales. Probablemente sin quererlo, la zona no deja de ser un espacio donde entran en conflicto espacios naturales y de cultivo y vida más tradicional con instalaciones modernas, donde el avance de las grandes presas hidroeléctricas ha erosionado el suelo marino y ha frenado el crecimiento del Delta del Ebro.

¿Se te ocurre algo mejor que una visita a la zona y una excursión por uno de los puntos más importantes de toda España a poco más de una hora de distancia? ¡A nosotros, no! En Cataluña hay muchos lugares que merece la pena visitar, este es el caso del Delta del Ebro. Si quieres visitarlo, la cercanía del Albergue Pere Tarrés a la estación de Sants y sus instalaciones hacen que sea el mejor hostel de Barcelona. ¡Alójate con nosotros y descubre el humedal más grande de Cataluña!

Photo credit: Sílvia Martín via Foter.com / CC BY