Descubre la Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona

Descubre la Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona

La Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona, es una excelencia arquitectónica, y con una gran historia, que no dispone del mismo empuje turístico que tienen otros edificios religiosos de la capital catalana, pero si tiene una importancia vital en la evolución del territorio.

Construida entre 1329 y 1383, esta hermosa basílica es considerada el mejor y más completo ejemplo de la arquitectura gótica catalana, además de la gran importancia que se presagió en su época, pues esta representación religiosa fue construida por los feligreses, pescadores, obreros (conocidos como Bastaixos) y pueblo del barrio de La Ribera.

Historia marcada por los ataques y su restauración

Los autores del proyecto que dio vida a la Basílica de Santa María del Mar fueron Berenguer de Montagut y Ramón Despuig. Se trata de una iglesia considerada popular y con una gran importancia para la gente de la ciudad, ya que fue financiada por armadores y mercaderes, y gran parte la población participó en su construcción.

Aun así, hay que destacar que la imagen que presenta en la actualidad es fruto de la restauración que ha sufrido durante los últimos años, ya que diferentes partes del monumento fueron destruidas por culpa de las diferentes guerras que sufrió la ciudad. En concreto, uno de sus peores momentos fue el incendio que anarquistas y comunistas provocaron durante la Guerra Civil (1936), y que destruyeron el magnífico altar barroco y todas las imágenes y archivos del templo.

Este hecho es también el motivo por el que el interior del templo cuenta con un aspecto ennegrecido que no hace sino aportarle aún mayor misterio e interés.

Una joya del gótico catalán

La Basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona es considerada el mejor y más completo ejemplo de la arquitectura gótica catalana.

En el exterior se pueden apreciar las peculiaridades de este estilo arquitectónico, como las líneas rectas y los contrafuertes macizos que le dan un aspecto robusto, compacto, muy diferente de las catedrales góticas europeas. El campanario es octogonal y las puertas son de roble macizo con decoraciones de hierro.

Pero, sin duda, la principal belleza de este templo está dentro de la basílica. La imponente estructura presenta un interior con tres naves, en el que la central admite gran capacidad de luz y su construcción está basada en la antigua técnica ad quadraum. Compuesta por extensas superficies de piedra desnuda e interminables y esbeltas columnas en forma de palmeras erigen de forma armoniosa una conexión entre todas sus partes.

La combinación de todos estos elementos, la magia cautivadora de la basílica per se y sus bellas historias la convierten en un ejemplo de la distinción en Europa en la época gótica.

Diferentes tipos de visitas

El monumento arquitectónico se encuentra en pleno barrio Gótico. En concreto, su dirección es Plaza de Santa María, 1; y se puede llegar fácilmente con la Línea 4 del metro, y bajando en la parada Jaume I.

La entrada a su interior es gratuita, y su horario es de lunes a sábado, de 9:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:30 horas; y domingos y festivos, de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas.

Además, hay que destacar que, pese a que la entrada a la zona interior es gratuita, existen diferentes opciones a precios reducidos para poder conocer más su arquitectura con la ayuda de un guía; y el acceso a las torres y terrazas sí tiene un suplemento extra.

Por otra parte, en los atardeceres de verano hay también la opción de realizar una visita exclusiva en grupos muy reducidos para pasear prácticamente en solitario por el interior de Santa María del Mar. Esta visita especial acaba en las terrazas del monumento, donde podréis contemplar los estrechos callejones del Born, los principales edificios de Ciutat Vella y una impresionante panorámica de 360º sobre Barcelona cuando anochece.

Interesante ¿verdad?, pues bien la cosa no queda aquí, después de planificar la ruta por la zona del Born y caminar por las zonas más góticas de la ciudad, llega el momento de descansar y es que la estancia en el albergue de Barcelona de Pere Tarrés es perfecta para descubrir todos los secretos que esconde la Basílica de Santa María del Mar de Barcelona, la gran joya del gótico catalán.