10 cosas que no puedes dejar de hacer en el Park Güell

10 cosas que no puedes dejar de hacer en el Park Güell

Podríamos decirte que si hay un sitio en el mundo por el que se conoce a Antoni Gaudí es el Park Güell, pero no es cierto; antes, va la Sagrada Familia, pero inmediatamente después está este parque público en la vertiente meridional del Monte Carmelo. En este punto de la periferia barcelonesa de finales del siglo XIX, Eusebi Güell adquirió las fincas de Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol, donde se instaló antes de la urbanización que el famoso arquitecto catalán plantearía como una ciudad jardín de estilo inglés; un proyecto que no tuvo éxito comercial y fue revendido al Ayuntamiento de Barcelona a partir de 1926.

10 Cosas que tienes que hacer, sí o sí, en el Park Güell

¡Quizás ya sabías todo esto, así que, si te planteas visitar el Park Güell, anota en una lista los diez imprescindibles que no deberías dejar de hacer, empezando por…

1. ¡Seguir una de las rutas recomendadas!

Según por donde accedas a la zona monumental harás uno u otro recorrido,pero ¡Disfrutarás del Park Güell hagas la que hagas![/caption] Hay tres muy turísticas: Sant Josep de la Muntanya, Calle de Olot y Plaza de la Naturaleza, y puedes visitarlas y descargarlas en la sección Rutas recomendadas de la web del Park Güell. Así evitarás ir de aquí para allá sin saber qué ver…

2. Hacerte una foto en el dragón de trencadís

Quizás sea el elemento más fotografiado de todo el parque. ¡No te puedes ir sin una foto en la fuente![/caption] Porque lo hace todo el mundo. Porque está en la entrada del parque. Porque es un icono de la ciudad. Porque es una de las muestras más bellas de trencadís que diseñó Gaudí… Tienes unas cuantas razones, ¿no?

3. Abrir bien la boca en la Sala Hipóstila

Si nunca la has visitado, las 86 columnas estriadas de la zona que debía dedicarse al mercado de la urbanización te dejarán alucinado/a. Comprenderás también parte del genio de Gaudí, con una instalación de filtrado de agua de lluvia que hace las veces de soporte interno para el banco ondulado en la parte superior del cornisamento que corona la columnata... ¡Uf, es que mejor lo vas a ver, porque rompe todas las reglas clásicas!

4. La plaza que fue teatro

Conocida como el Teatro griego por su planificación original dedicada a los grandes espectáculos, la Plaza de la Naturaleza respetó la orografía del terreno desde el primer minuto. Hoy, en lugar de espectáculos, toca escapar de vendedores de suvenires mientras disfrutamos de este artificio excavado en la roca que se sostiene por encima de la Sala Hipóstila.

5. Recordar que hay una zona monumental

Y otra que no lo es. Y aunque si vienes de visita no es muy habitual que te salgas de la zona más gaudiniana del Park Güell y te des una vuelta por el parque de verdad… ¿Por qué no hacerlo? ¡Una de las apuestas del arquitecto era unir arquitectura y naturaleza! ¿Hay un homenaje mejor acaso? Por supuesto, más allá de todo esto, el Park Güell resulta un lugar perfecto para una larga visita donde descubrir pequeños detalles que nos acercan a Gaudí y a comprender un poco mejor los sentimientos de modernismo, catalanidad y naturalismo propios de la época. ¡Y como dijimos que iban a ser diez, ahí van otros cinco!

5 cosas (más) que no dejar de hacer en el Park Güell

6. Ver la inclinación Pórtico de la Lavandera

El Pórtico de la Lavandera, que vio desaparecer los jardines de los Larrard y que hoy nos permite movernos bajo una gran ola de piedra que choca contra las columnas inclinadas.

7. Ver los Jardines de Austria en Flor

Los Jardines de Austria, de los que podemos disfrutar porque se detuvo la urbanización y, además, ofrecen unas vistas espectaculares del parque.

8. Mirador Natural del Park Güell

Hablando de vistas, en los días de sol, el Park Güell funciona como un mirador natural hacia el mar. ¡No te pierdas la oportunidad, y si asciendes hasta la zona más alta de la montaña, también podrás ver una panorámica de 360 grados!

9. Entrar en la Casa del Guarda

El MUHBA en el Park Güell, ubicado en la conserjería y la Casa del Guarda: ¡nos permitirán acercarnos a toda la obra del genio!

10. Hacer una visita guiada

¡Una visita guiada es fundamental! Hay servicios de audio e incluso visitas privadas, familiares o de grupo que nos ofrecen la posibilidad de conocer todos los secretos que esconde la armonía de este proyecto, ¡y a un precio espectacular, en serio! En resumen, valen la pena. Descubre qué hacer en el Park Güell y disfruta del maravilloso parque modernista de Antonio Gaudí. Alójate en el Youth Hostel Pere Tarrés, el mejor albergue de Barcelona. ¡Te esperamos!