Blog del Albergue Pere Tarrés

10 platos típicos que tienes que probar si viajas a Barcelona


10 platos típicos que tienes que probar si viajas a Barcelona


Si vas a Barcelona, no te puedes perder los platos típicos de Cataluña. Y es que esta región presume de una rica gastronomía típica mediterránea que es la envidia del resto del mundo. ¡No te vayas de Barcelona sin probar estos platos!

Entremeses y primeros platos típicos de Cataluña

1. Pa amb tomaquet

Un plato tan sencillo como solicitado tanto por los catalanes como por los extranjeros. Pan de primera calidad, normalmente, un pan de coca o pan de payés, tomate untado, aceite de oliva extra virgen y un poquito de sal. También puedes acompañarlo con fuet, el salchichón catalán por excelencia.

2. La Escalivada

Una especie de ensalada hecha con tomate, cebolla, berenjena y pimientos asados. Se adereza con anchoas y una vinagreta. Se suele servir sobre una rebanada de pan de payés.

3. Calçots con salsa romesco

Untados en salsa romesco, los calçots son el plato más popular de Cataluña. Eso sí, prepárate para acabar con las manos negras.[/caption] Entre los platos típicos de Barcelona  y en general de toda Cataluña destacan los Calçots con salsa romesco. Son una variedad de cebolla a la parrilla que luego se envuelven en papel de periódico para que lleguen calentitas a la mesa. Se sirven con salsa romesco (almendras, pan, tomates, ajo, pimientos y aceite de oliva extra virgen).

Segundos platos típicos de Cataluña

4. Botifarra amb monjetes

O butifarra con judías. Puede tomarse tanto como primer o segundo plato. Este plato se hizo tremendamente popular en los restaurantes de comida casera en el siglo XIX. Un plato muy sencillo y calórico para tomar fuerzas antes de recorrer Barcelona.

5. Escudella i carn d’olla

Un cocido con carne de ternera, cerdo, gallina, verduras y garbanzos. Este plato no sería el mismo sin un ingrediente muy particular, la pilota. Una albóndiga grande y alargada. Primero se sirve la sopa con galets o fideos y después la carne con las verduras y las patatas con un buen chorrito de aceite de oliva.

6. Suquet de peix amb cloïsses

Este plato está considerado como uno de los platos más exquisitos de toda Cataluña. Un guiso con almejas, langostinos, varios tipos de pescado, entre lo que destaca el rape y una ligera salsita de azafrán.

Postres típicos de Cataluña

7. Crema catalana

Uno de los postres catalanes más valorados y conocidos internacionalmente. Una deliciosa crema pastelera hecha solo con yemas de huevo y cubierta de una capa de azúcar caramelizada. Para seguir la tradición, tienes que romper el caramelo con la cucharilla.

8. Mel i mató

Un postre de origen medieval. Queso fresco de leche de vaca, cabra u oveja elaborado en Cataluña, también conocido como brossat y que se acompaña con nueces o miel. Si vas a Montserrat es imprescindible tomarlo en compañía para recuperar fuerzas.

9. Catànies

Típico de Villafranca del Penedés. Consiste en almendras tostadas caramelizadas cubiertas con una pasta blanca de cacao, almendras y avellanas espolvoreadas con cacao. Acompañadas de un vino dulce... son una auténtica delicia.

10. El cava catalán

En Cataluña no se brinda con champagne, se brinda con Cava. Un vino espumoso elaborado en el Penedés con mil matices.[/caption] Y para acompañar los platos nada mejor que el cava catalán. Un vino espumoso que se elabora en el Penedés con el sabor peculiar que le dan las distintas variedades de uvas catalanas: parellada, xarel-lo o macabeo. No te olvides pedir un Brut Natura, Extra Brut o Un Brut Dulce, Seco, Extra seco o Semiseco. ¿Los has probado todos? ¡A nosotros nos ha entrado hambre al hablar de ellos! 

T10, Hola BCN o Barcelona Card ¿Cuál escoger?

T10, Hola BCN o Barcelona Card ¿Cuál escoger?

¿Quieres visitar Barcelona y no sabes qué opciones tienes para moverte en transporte público? Las preguntas siempre son las mismas: ¿cuál es la más económica? O cuál es la que me permitirá hacer más desplazamientos? Desde el Pere Tarrés Youth Hostel te ayudamos a decidirte entre la T10, Hola BCN y la Barcelona Card. 

T10, Hola BCN o Barcelona Card

Lo primero que hay que saber es que las 3 son válidas por el Metro, Tram, Funicular de Montjuïc, Cercanías, FGC y todos los autobuses, excepto los turísticos y servicios especiales como el Aerobús, en la zona 1 del Área Metropolitana de Barcelona. Pero cada una de ellas tiene sus particularidades.

T10

Es la opción más económica de todas, ya que vale 9,95€ por 10 viajes a la zona 1 o 19.60 € si la tarjeta incluye la zona 1 y 2. La T10 la puede utilizar al mismo tiempo una o varias personas. Ten presente que la T10 no te servirá para viajar desde o hasta el Aeropuerto con la L9 Sur. Sí podrás usarla en el tren de Cercanías que te lleva hasta el Aeropuerto. La T10 se puede comprar en cualquier máquina dispensadora de billetes en el metro, FGC y Cercanías.

Hola BCN!

La tarjeta Hola BCN! es de TMB y permite realizar viajes ilimitados durante 2, 3, 4 o 5 días dentro de la zona 1 del Área Metropolitana. A diferencia de la T10, cada tarjeta es unipersonal. En la página de TMB puedes comprarla desde casa con un descuento del 10% y recogerla en cualquier estación del metro. También la puedes comprar al llegar a Barcelona en las máquinas dispensadoras de billetes que se encuentran en las instalaciones del metro. Además esta opción sí incluye los trayectos en la L9 Sur con salida o destino en el Aeropuerto. Ten en mente que los 2, 3, 4 o 5 días de cada una de las tarjetas Hola BCN! se empiezan a contar desde el momento de la validación y expiran a la medianoche.

Barcelona Card

La Barcelona Card es una tarjeta turística unipersonal, que incluye una tarjeta Hola BCN! de 2, 3, 4 o 5 días y una serie de visitas a museos, descuentos en establecimientos de la ciudad, un mapa de la ciudad y una guía para que no se pierda nada. Puedes consultar todos los detalles y adquirirla en su página web.  

¿Qué tarjeta te conviene más?

Todo depende de cómo quieras descubrir la ciudad y del presupuesto que tengas. La T10 es la opción más popular dado su precio, pero también es la predilecta por los que vienen a Barcelona un fin de semana o combinan el transporte público con los paseos a pie y la bicicleta. La tarjeta Hola BCN es la que le permite ver la ciudad a tu aire, pero con todo incluido y sin preocuparse por si el billete se acaba. Los viajes ilimitados y que incluya los desplazamientos en el Aeropuerto con la L9 Sur, convierten la Hola BCN! en una opción a tener muy presente durante su próxima visita a la ciudad. Pero si esta es la primera vez que visite la ciudad y desea ir a valores seguros, la Barcelona Card, además de incluir desplazamientos ilimitados, ofrece una serie de actividades que no puede dejar pasar en tu primera visita en Barcelona.

Fotos: Mobile World Capital / El PeriódicoBCN Smart Moving

5 cosas que no sabías de la Plaza de Cataluña

5 cosas que no sabías de la Plaza de Cataluña

Es el centro de Barcelona y punto de encuentro de los barceloneses y de inicio y muchas veces también el final para las primeras rutas de los visitantes.

Pero ¿conoces las curiosidades que esconde la Plaza de Cataluña de Barcelona?

La Plaza de Cataluña no debería existir

Lo que hoy es la Plaza de Cataluña no fue previsto en el Plan Urbanístico de Ensanche de la Ciudad de Barcelona encargado a Ildefons Cerdà en 1860. Cerdà situó una manzana ,como en el resto del Eixample, desplazando el centro de la ciudad a la Plaza de las Glorias. El Ayuntamiento quería otro tipo de ensanche y Antoni Rovira i Trias proyectó una Barcelona al estilo de París, centralizada en una gran plaza llamada Fórum de la Reina Isabel II. Finalmente en 1895 la presión del Ayuntamiento consiguió que ese espacio se convirtiera en la Plaza de Catalunya.

Las grandes mansiones

La Plaza de Cataluña era la manzana número 39 del Eixample y se permitió construir varias casas, la primera de todas fue la Casa Gibert. Propiedad de una importante familia de la época, se comenzó a construir en 1860 y la Reina Isabel II fue invitada a la colocación de la primera piedra. La casa estaba situada en el espacio que hoy ocupan las dos fuentes que dan a la Ronda de Sant Pere. Comenzó una carrera para construir las mejores casas de la ciudad como la Casa Rosich y Estruch o teatros y entretenimientos como el Panorama Waterloo, el Café 'la Pajarera', el Siglo XX, el Teatro del Buen Retiro o el conocido Circo Ecuestre . En 1895 fueron derribados todos los edificios y el espacio quedó desierto hasta el 1902, cuando se inició la primera urbanización de la plaza.

El rascacielos perdido

El 29 de septiembre de 1920 la revista American Architect se hacía eco del plan para construir el primer rascacielos de España. Debía ser una torre de estilo neogótico de 130 metros de altura y 30 pisos que debía estar en el espacio que hoy ocupa el edificio 'El Triangle' y que debía contener oficinas, hoteles y una estación en el subsuelo , lo único que sí se construyó. La idea surgió en la cabeza de su promotor, Ramon Sellés y Miró quien fue a buscar a los arquitectos americanos John Mead Howells y John Gamble Rodgers, creadores de la sede de Chicago Tribune, para que proyectaran el primer rascacielos de España. Pero en esto quedó, en un proyecto que no volvió a la luz hasta 2009, cuando se mostró en maqueta a la exposición 'Cerdà, 150 años de modernidad'.

El rascacielos de la Plaza de Cataluña - 1920 (American Architect)

La primera galería subterránea de Europa

En 1940 se inauguraba la Avenida de la Luz, la primera galería comercial subterránea de Europa. Fue construida a partir de las obras de soterramiento del Ferrocarril de Sarrià de 1929 y diseñada por Jaume Sabaté Quixal. La Avenida medía 170 metros de largo e iba desde la calle de Bergara hasta la Rambla. Contaba con 2000m2, 68 tiendas e incluso un cine. Tuvo tanto éxito que en 1949 fue declarada por el ayuntamiento punto de interés para los visitantes. A partir de los años 60 inició una lenta pero imparable degradación hasta mayo de 1990, en que fue cerrada. Hoy sólo quedan los accesos que dan a la estación de FGC de Plaza de Cataluña y la parte ocupada por una perfumería. El resto fue remodelado en la ampliación de la estación de tren o está tapiado.

¿Por qué se conoce como Plaza de Cataluña?

No se sabe con certeza el origen el nombre. Lo que hoy es la Plaza de Cataluña era una de las zonas exteriores de la muralla de la ciudad medieval. Los circos itinerantes, ferias o mercados instalaban en la explanada junto al Portal del Ángel. Cuando se permitió derribar las murallas, los barceloneses no dudaron en hacer su aquel espacio y bautizarlo como 'Plaza de Cataluña' a pesar de los intentos de las autoridades para darle otro nombre, como por ejemplo Foro de Isabel II. Intentos que nunca cuajaron.

5 restaurantes de cocina catalana en Barcelona

5 restaurantes de cocina catalana en Barcelona

Entre tapas y cañas y las nuevas tendencias culinarias como hamburguesas, tacos o fideos chinos, Barcelona mantiene vivos espacios de cocina catalana tradicionales. Los locales donde, generación tras generación, barceloneses y visitantes encuentran donde poder sentarse y disfrutar de la cocina catalana. Restaurantes en los que se puede encontrar el clásico 'primer plato, segundo, bebida y postre o café', el bocadillo o un pan con tomate del de verdad.

Nuestras 5 propuestas para comer cocina catalana en Barcelona

Can Culleretes - €€

Escondido en el barrio Gótico, casi invisible a los ojos de los grupos de turistas que pasean arriba y abajo por el Carrer de Ferran, se esconde Can Culleretes. Abierto en 1786 es, tras de El Botín en Madrid, el segundo restaurante más antiguo de España. Sigue siendo un local de toda la vida, familiar, acogedor y decorado a la antigua. El menú diario está basado en la cocina de mercado y de temporada. Imprescindibles los canelones de carne o pescado, las albóndigas y los jueves la paella catalana.

L'Havana - €€

De la Barcelona de 1897 quedan pocos locales, pero este es uno de ellos. En el Raval, muy cerca de la sala de baile 'La Paloma', la más antigua de España, tiene un lugar que ha sobrevivido estos 120 años casi intacto. Fundado originalmente en 1897, cambió de propietarios en 1945 y desde entonces está gestionado por la misma familia y su descendencia. L'Havana es un restaurante donde degustar allí platos tan típicos del país como las albóndigas con sepia, calamares rellenos, las alcachofas o berenjenas rebozadas, los canelones y, como no, los postres caseros entre los que brilla con luz propia la crema catalana.

Terra d'Escudella - €

Un local catalán y catalanista en el barrio de Sants. Una taberna en donde se puede comer de menú al mediodía y por la noche hacer un bocadillo con un nombre propio de la historia de Cataluña o un plato de embutidos del Pirineo con denominación de origen y un pan con tomate delicioso. En invierno no puede dejar pasar la escudella o la botifarra estofada con sepia. Para beber puede elegir entre cervezas artesanas, una de las cervezas de la ciudad o un buen vino del país.

Señor Parellada - €€€

En nuestro viaje por los restaurantes catalanes de Barcelona volvemos al Born. Ahora en un local histórico de la burguesía, la antigua 'Casa Parellada'. Esta fonda mantiene vivo el encanto de la Barcelona de principios del siglo XX, cuando se llegaba a la Via Laietana en tranvía. Señor Parellada cumple con todo lo que se espera de un restaurante catalán ya una buena relación calidad/precio: albóndigas con sepia, arroz del día, judías del ganxet con botifarra y otros platos de la cocina de mercado.

Ca l'Estevet - €€

Cerramos nuestro recorrido en la calle de Valldonzella en la antigua Fonda Navarro. Ahora reconvertida en Ca l'Estevet, aunque el local conserva el aire con el que abrió hace más de 100 años, cuando el Raval era 'el barrio chino'. La carta es variadísima: arroces, pescado, carne y algunos platos que no puedes perderte: calamares a la romana, croquetas, canelones, las alubias catalanas con botifarra o el entrecot en el Café París, recuerdo de cuando Barcelona era la París del sur de Europa.

Bonus track! La cantina del Albergue Pere Tarrés - €

En el mismo albergue Pere Tarrés puedes encontrar un lugar para comer en donde se sirven platos típicos de la gastronomía catalana dentro de un menú que cambia cada día y que es muy asequible. Tanto los huéspedes del albergue como los visitantes pueden encontrar la escudella, canelones, sopa de pasta, albóndigas o flanes caseros y crema catalana, entre otras especialidades típicas catalanas.

Cómo hacer un  pa amb tomàquet  perfecto

Cómo hacer un pa amb tomàquet perfecto

Uno de los platos tradicionales de la cocina catalana es el pan con tomate, sinónimo de gastronomía catalana. Locales y visitantes de la ciudad lo encuentran en casi todos los bares y los catalanes lo comen durante todo el año: en invierno en las calçotades o acompañando un plato de embutidos, con pescado, queso o sólo. El pan con tomate tiene su historia y su manera de hacerse.

Vamos a hacer pan con tomate

El origen del plato no está claro. Aunque el escritor y gastrónomo Néstor Lujan lo situa por primera vez en un libro de gastronomía catalana en 1884 y hoy es casi un símbolo nacional de Cataluña, el pan con tomate esta muy extendido por España. Se sabe que a mediados del siglo XIX el tomate se usaba para ablandar pan reseco y se le añadía aceite para darle sabor. Lo encontramos en Andalucía o Múrcia con el nombre de media tostá con tomate y se sirve con una picada de jamón ibérico, también en Valencia con el nombre de pa amb tomaca o en Aragón con el nombre castellano de pan con tomate. Pero ¿cómo podemos hacer un buen pan con tomate fuera de Cataluña? Esto es lo que necesitas.

  • Pan de verdad
  • Tomate maduro o de la variedad 'ramallet'
  • Sal
  • Aceite de oliva

¿Parece fácil verdad? Pues no tanto. Vamos paso a paso.

Primero el pan, que es la base de todo. Hay que evitar el pan de tipo baguette, especialmente el industrial, y el pan de molde o envasado. Hace falta un pan de verdad, a ser posible artesano o de panadería y con la corteza crujiente: el típico es el pan de 'payés', pero también sirve el pan de tipo gallego o la chapata. ¡Ah! El pan debe estar tostado. El tomate también es algo muy importante. En Cataluña se usa la variedad conocida como 'de penjar' (de colgar) o 'de ramallet' de origen mallorquín, una variedad muy jugosa que cuando se frota contra el pan con los dedos, el tomate no moja el pan sino que lo impregna y al final sólo queda una fina piel. En caso de no tener esta variedad de tomate, siempre podemos usar un tomate bien maduro, pero nunca, nunca, nunca, nunca, nunca, repetimos nunca usaremos tomate triturado, ni lo mezclaremos en un bol con el aceite y la sal ni usaremos uno de esos preparados horrorosos de pantumaca de supermercado. Y recuerda: el tomate se corta por la mitad en su ecuador, nunca de 'arriba a abajo'. El aceite debe ser de oliva y cuánto más virgen mejor, evitaremos aceites de gira-sol o similares. Al añadir el aceite hay que ser generoso, dejando que éste impregne el pan. Por último añadiremos la sal, que va al gusto de cada uno. A partir del básico tradicional catalán, podemos hacer variaciones: podemos fregar un ajo antes de añadir el tomate o no tostarlo, si el pan tiene suficiente calidad y está acabado de hacer. Podemos usar alguna sal especial tipo 'maldon' o cristales de sal marina o incluso añadir alguna especie aromática, pero eso depende del gusto de cada uno. Por último el pan con tomate se puede comer sólo, como plato único, o acompañarlo de embutidos ibéricos o catalanes o queso. Y para beber, siempre queda bien una buena copa de vino. 

10 cosas que no puedes dejar de hacer en el Park Güell

10 cosas que no puedes dejar de hacer en el Park Güell

Podríamos decirte que si hay un sitio en el mundo por el que se conoce a Antoni Gaudí es el Park Güell, pero no es cierto; antes, va la Sagrada Familia, pero inmediatamente después está este parque público en la vertiente meridional del Monte Carmelo. En este punto de la periferia barcelonesa de finales del siglo XIX, Eusebi Güell adquirió las fincas de Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol, donde se instaló antes de la urbanización que el famoso arquitecto catalán plantearía como una ciudad jardín de estilo inglés; un proyecto que no tuvo éxito comercial y fue revendido al Ayuntamiento de Barcelona a partir de 1926.

10 Cosas que tienes que hacer, sí o sí, en el Park Güell

¡Quizás ya sabías todo esto, así que, si te planteas visitar el Park Güell, anota en una lista los diez imprescindibles que no deberías dejar de hacer, empezando por…

1. ¡Seguir una de las rutas recomendadas!

Según por donde accedas a la zona monumental harás uno u otro recorrido,pero ¡Disfrutarás del Park Güell hagas la que hagas![/caption] Hay tres muy turísticas: Sant Josep de la Muntanya, Calle de Olot y Plaza de la Naturaleza, y puedes visitarlas y descargarlas en la sección Rutas recomendadas de la web del Park Güell. Así evitarás ir de aquí para allá sin saber qué ver…

2. Hacerte una foto en el dragón de trencadís

Quizás sea el elemento más fotografiado de todo el parque. ¡No te puedes ir sin una foto en la fuente![/caption] Porque lo hace todo el mundo. Porque está en la entrada del parque. Porque es un icono de la ciudad. Porque es una de las muestras más bellas de trencadís que diseñó Gaudí… Tienes unas cuantas razones, ¿no?

3. Abrir bien la boca en la Sala Hipóstila

park-guell-887725_640 Si nunca la has visitado, las 86 columnas estriadas de la zona que debía dedicarse al mercado de la urbanización te dejarán alucinado/a. Comprenderás también parte del genio de Gaudí, con una instalación de filtrado de agua de lluvia que hace las veces de soporte interno para el banco ondulado en la parte superior del cornisamento que corona la columnata... ¡Uf, es que mejor lo vas a ver, porque rompe todas las reglas clásicas!

4. La plaza que fue teatro

[caption id= attachment_6836 align= aligncenter width= 640 ]guell La amplia Plaza de la Naturaleza alberga el famosísimo mirador de Barcelona, además, anteriormente fue teatro.[/caption] Conocida como el Teatro griego por su planificación original dedicada a los grandes espectáculos, la Plaza de la Naturaleza respetó la orografía del terreno desde el primer minuto. Hoy, en lugar de espectáculos, toca escapar de vendedores de suvenires mientras disfrutamos de este artificio excavado en la roca que se sostiene por encima de la Sala Hipóstila.

5. Recordar que hay una zona monumental

[caption id= attachment_6837 align= aligncenter width= 640 ]gaudi-1160382_640 La Zona Monumental del Park Güell recoge los lugares icónicos del recinto. ¡Su visita es obligatoria![/caption] Y otra que no lo es. Y aunque si vienes de visita no es muy habitual que te salgas de la zona más gaudiniana del Park Güell y te des una vuelta por el parque de verdad… ¿Por qué no hacerlo? ¡Una de las apuestas del arquitecto era unir arquitectura y naturaleza! ¿Hay un homenaje mejor acaso? Por supuesto, más allá de todo esto, el Park Güell resulta un lugar perfecto para una larga visita donde descubrir pequeños detalles que nos acercan a Gaudí y a comprender un poco mejor los sentimientos de modernismo, catalanidad y naturalismo propios de la época. ¡Y como dijimos que iban a ser diez, ahí van otros cinco!

5 cosas (más) que no dejar de hacer en el Park Güell

6. Ver la inclinación Pórtico de la Lavandera

[caption id= attachment_6838 align= aligncenter width= 640 ]guell El Pórtico de la Lavandera recibe su nombre por una escultura de roca que está en la parte exterior de una de las columnas.[/caption] El Pórtico de la Lavandera, que vio desaparecer los jardines de los Larrard y que hoy nos permite movernos bajo una gran ola de piedra que choca contra las columnas inclinadas.

7. Ver los Jardines de Austria en Flor

[caption id= attachment_6839 align= aligncenter width= 640 ]jardines Los Jardines de Austria en flor contrastan con la belleza del Park Güell.[/caption] Los Jardines de Austria, de los que podemos disfrutar porque se detuvo la urbanización y, además, ofrecen unas vistas espectaculares del parque.

8. Mirador Natural del Park Güell

[caption id= attachment_6763 align= aligncenter width= 640 ]Turó Desde el Turó de las Tres Cruces hay una vistas impresionantes de Barcelona. ¡No te lo pierdas![/caption] Hablando de vistas, en los días de sol, el Park Güell funciona como un mirador natural hacia el mar. ¡No te pierdas la oportunidad, y si asciendes hasta la zona más alta de la montaña, también podrás ver una panorámica de 360 grados!

9. Entrar en la Casa del Guarda

[caption id= attachment_6841 align= aligncenter width= 439 ]casa La Casa del Guardia es la mejor forma de conocer el interior de las construcciones de este residencial.[/caption] El MUHBA en el Park Güell, ubicado en la conserjería y la Casa del Guarda: ¡nos permitirán acercarnos a toda la obra del genio!

10. Hacer una visita guiada

[caption id= attachment_6774 align= aligncenter width= 640 ]Visitas Las visitas al Park Güell van más allá de la zona monumental, todo el recinto del parque tiene elementos característicos de Gaudí.[/caption] ¡Una visita guiada es fundamental! Hay servicios de audio e incluso visitas privadas, familiares o de grupo que nos ofrecen la posibilidad de conocer todos los secretos que esconde la armonía de este proyecto, ¡y a un precio espectacular, en serio! En resumen, valen la pena. Descubre qué hacer en el Park Güell y disfruta del maravilloso parque modernista de Antonio Gaudí. Alójate en el Youth Hostel Pere Tarrés, el mejor albergue de Barcelona. ¡Te esperamos! 

Piérdete por el Barrio Gótico y redescubre una nueva Barcelona

Piérdete por el Barrio Gótico y redescubre una nueva Barcelona

Uno de los barrios con mayor contraste y belleza de Barcelona es el Barrio Gótico. El barrio más antiguo de la ciudad es también el centro de Barcelona, un lugar que rebosa historia y conforma el mayor núcleo de edificios góticos de toda Europa. Sus callejuelas estrechas, sus sorprendentes comercios y su ambiente eterno hacen que perderse sea la mejor manera de conocerlo.

DÉJATE PERDER POR EL BARRIO GÓTICO DE BARCELONA

Delimitado por La Rambla al sur, la Plaça de Catalunya al oeste y, la Via Laietana y el Port Vell al norte y este respectivamente, el Barrio Gótico es de esos lugares donde dejarse llevar es la mejor forma de conocerlo y disfrutarlo en todo su esplendor. ¡Deja el mapa que empezamos!

Callejear como norma general

Una vez que nos adentremos en el Barrio Gótico, la mejor forma de descubrir el verdadero encanto del antiguo distrito intramuros de la ciudad es callejear. De esta forma podemos recorrer auténticas maravillas como el Carrer del Bisbe, la calle Petritxol, el Carrer de Banys Nous o el Pasaje de la Paz.

Principales Monumentos del Barrio Gótico

Aunque el Barrio Gótico es un atractivo turístico por sí mismo, también alberga algunos de los monumentos más representativos de la ciudad. La majestuosa Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia, de estilo gótico, igual que la sorprendente Basílica de Santa María del Pi o la Iglesia de Sant Felip Neri. En el Barrio Gótico lo mismo se puede pasear con la muralla romana de Barcino de compañera como descubrir la completa colección del Museo Frederic Marès. Y no puede faltar una visita a la Casa Ardiaca, un edificio del siglo XV con un patio interior que merece la pena visitar. ¡No te pierdas su buzón modernista!

Plazas por doquier

La Plaça Reial de Barcelona, anexa a La Rambla, es una parada obligada en cualquier paseo por el Barrio Gótico.

Las plazas más representativas de Barcelona se encuentran en este distrito. Algunas tan conocidas como la Plaza Real o la Plaza de Sant Jaume. Otras tan hermosas como la Plaça del Rei o la Plaça del Pi. También hay plazas secretas con un gran encanto como la Plaça dels Traginers o la Plaza de Sant Felip Neri, y por supuesto, de grandes dimensiones como la Plaça Nova o la Plaza de la villa de Madrid. ¡No existe ningún lugar para disfrutar del barrio como una plaza!

Comercio tradicional vs nuevo comercio

El colorido de las tiendas del Barrio Gótico son un aliciente más para descubrir el barrio intramuros de Barcelona.[/caption] Uno de los contrastes más fuertes que podemos observar en el Barrio Gótico está relacionado con el comercio. A medida que vamos bajando desde Plaça Catalunya hacia el mar, podemos observar como las grandes tiendas de marcas internacionales del Portal del Ángel y Portaferrisa van dando paso al comercio tradicional de bares, restaurantes y tiendas sorprendentes. Algunas tan maravillosas como la chocolatería Fargas, la Cerería Subirà o Casa Jornet decoración y restauración. Descubrir el barrio Gótico es una de las experiencias más divertidas de Barcelona. Nuestro consejo es que abras tu mente y disfrutes de la belleza, la vida y la pluralidad del barrio más antiguo, y bonito, de Barcelona. Si vienes a Barcelona, alójate en el mejor albergue de Barcelona. ¡Alójate en el Albergue Pere Tarrés

10 cosas que hacer en invierno en Barcelona

10 cosas que hacer en invierno en Barcelona

Barcelona es una de las ciudades más turísticas de España y, como suele suceder, la mayoría llegan en los meses de más calor, aunque durante la primavera y el otoño también suele haber bastante movimiento. Tanto ajetreo durante el resto del año puede traducirse en que creas que no hay nada que hacer en invierno en Barcelona, ¿verdad? ¡Pues te equivocas! Los meses más fríos del año te dejarán ver una de las caras más bonitas de la ciudad condal y traen consigo un montón de actividades chulas que no disfrutarás el resto del año.

¿Qué hacer en invierno en Barcelona?

Hay muchísimas más, pero aquí está nuestro top 10 de actividades invernales en Barcelona. ¡Toma nota!

  1. Ir de tiendas


    Compras navideñas, rebajas...Barcelona es una ciudad shop-friendly

    Barcelona es una ciudad shop-friendly, y con el invierno las aglomeraciones son menos frecuentes (excepto en Navidad, claro) y podrás disfrutar de las rebajas de enero. Además también hay muchos días en los que las tiendas abren hasta altas horas de la noche para las compras navideñas.
  2. Disfrutar de un buen spa

    ¿No te apetece un buen baño con burbujas calentitas mientras el frío arrecia en la calle? Hay un montón de ofertas de spas con estilos diferentes y precios para todos los bolsillos.
  3. Comer calçots

    Esto es algo que solo podrás disfrutar con la gastronomía catalana, así que es el motivo perfecto para acercarte a Barcelona en invierno y descubrir este divertido plato. Prepara el delantal y disponte a probar uno de los platos que más risas generan, ¡ya lo verás!
  4. Patinar sobre hielo

    Vale, en el centro de Barcelona no podrás, pero tienes muchas pistas a pocos kilómetros así que una escapada no estará nada mal.
  5. Ver el Gótico a través de una taza de chocolate


    Disfrutar del Barrio Gótico dándote un homenaje de chocolate a la taza es muy típico del invierno en Barcelona (Autor: batega_mobile via Foter.com / CC BY )

    Hay muchas chocolaterías antiguas que desprenden un estilo especial, y dejar caer la tarde degustando un buen chocolate mientras observas las evocadoras calles del Barrio Gótico (¡sobre todo en Petritxol!) es una experiencia única.
  6. Recorrer los mercadillos gastronómicos

    Con la llegada del frío y la huida de los turistas, las plazas se llenan de mercadillos donde degustar un montón de productos de la tierra: quesos, embutidos, pasteles… ¡Te chuparás los dedos!
  7. Dejarte llevar por el espíritu navideño



    Los mercadillos navideños son típicos del invierno en Barcelona. Alguno son tan bonitos con el de Santa Llúcia o la Sagrada Familia

    Una de las principales propuestas de cosas que hacer en Barcelona en invierno están relacionadas con la Navidad: la cabalgata de reyes, los pesebres vivientes, el gran Belén de la plaza del Ayuntamiento...
  8. Vivir el Carnaval

    Y no solo el de Barcelona: a muy pocos kilómetros se celebra cada año el famosísimo Carnaval de Sitges, donde podrás vivir una de las noches más locas del año en un ambiente inclusivo, respetuoso y, sobre todo, ¡con mucha fiestas!
  9. Hacer senderismo urbano

    Los parques de Barcelona, en invierno, tienen un aspecto especial que merece la pena su visita. Si hablamos del Park Güell recorrer sus caminos es obligatorio.[/caption] Tienes la montaña de Collserola muy cerca, pero si quieres, también puedes conectar con el lado más natural de Barcelona subiendo a la montaña del Guinardó, viendo la parte alta del Park Güell o, incluso, descubriendo el yacimiento íbero de Puig Castellar en Santa Coloma de Gramanet.
  10. ¡Pasear por Barcelona!

    Como ya te hemos dicho, ¡Barcelona se vacía de turistas en invierno!

¿Qué mejor época del año para callejear, disfrutar de los monumentos y descubrir hasta el último rincón de la ciudad? El invierno en Barcelona es una época llena de actividades y de vida. El Youth Hostel Pere Tarrés es el mejor albergue de Barcelona en el que hospedarse y disfrutar de la ciudad. ¡Te esperamos! 

Las Fiestas más Importantes de Cataluña

Las Fiestas más Importantes de Cataluña

Si visitas Cataluña por primera vez, quizás te sorprenda su gran número de tradiciones. Los pesebres vivientes, los juegos florales, el temps de flors (muy común en Gerona), los correfocs y tantas otras fiestas que pueden hacer de nuestro recorrido un momento mágico y especial a recordar. Hoy, te hablamos sobre siete de las tradiciones y fiestas más importantes de Cataluña y cómo no perdértelas por nada del mundo. ¿Estás preparado?

Noche de San Juan (Nit de Sant Joan)

Fuegos artificiales de la noche de San Juan en Roses (Archivo: dvanzuijlekom / photo on flickr)

Coincidiendo con el solsticio de verano, San Juan llena de hogueras, petardos y cenas populares toda Cataluña. Es una noche donde los conciertos y las verbenas se extienden hasta altísimas horas de la noche (¡y muchos terminan en la playa al amanecer!). La víspera del 23 al 24 de junio es una velada a marcar en tu calendario.

Castellers

Una de las fiestas más populares y vistosas de Cataluña: Los Castellers (Archivo: fer55. / Photo on flickr)

Llaman mucho la atención al visitante, y es una tradición que se remonta a hace 200 años. Son Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO desde 2010 y las colles se reúnen en barrios céntricos de las cuatro provincias catalanas en primavera y verano.

Temps de Flors

Cada primavera se celebra en Cataluña el Temps de flors , son especialmente recomendables los celebrados en Girona o Sitges. (Autor: Albert T M / photo on flickr)

El tiempo de flores es un paseo por rincones de gran simbolismo en Barcelona: el Ajuntament de Barcelona, la Casa de l’Ardiaca o el Museo de Historia son algunos puntos que, junto a la tradición que les acompaña, recrea esos grandes patios florales. Sin embargo, el Girona Temps de Flors sigue manteniéndose en cabeza, siempre a mediados de mayo, y ofreciendo una exposición espectacular a lo largo de toda la ciudad de Gerona. ¿Por qué quedarse con uno pudiendo visitar los dos, verdad?

Festa Major

Los correfoc son una tradición que no falta en ninguna fiesta mayor de Cataluña (Autor: Gerard Reyes | Fotografía / photo on flickr)

Durante el verano, a partir de la víspera de San Juan y hasta septiembre, Barcelona y el resto de localidades y municipios cercanos se llenan de correfocs y gigantes (cabezudos, capgrossos, o como te guste más). ¡Lo mejor es informarse en detalle de qué fechas y lugares nos interesan más a través de la Guía Barcelona!

La Mercè

Piromusical de la Mercè con el MNAC de fondo (Autor: Perrimoon / Photo on Flickr)

Una de las fiestas más importantes de Barcelona es la de su patrona. Su importancia actual se basa en la relación entre Barcelona y el resto de municipios (sardana de Gerona, castells, diables…) y una celebración que recoge el testigo cercano del 11 de septiembre.

La Diada o l’Onze de Septembre

Ofrenda floral en el Día de Cataluña (Autor: Esquerra Barcelona / photo on flickr)

La Diada es, quizá, la fiesta más importante de Barcelona y Cataluña en general. Recuerda la caída del ejército local frente a las tropas borbónica en 1714 y se centra en ofrendas florales, conciertos, poesía y actividades en el Parque de la Ciudadela y en muchos otros puntos.

Pessebres Vivents

Los belenes vivientes son representaciones en vivo del nacimiento de Jesús y otras escenas bíblicas y religiosas; es común en Cataluña, así como en Barcelona y en otros municipios, y tiene la Fira de Santa Llúcia como uno de los puntos neurálgicos de la celebración. Algunos de los más destacados se dan cita en Olot y la Garrotxa, pero es recomendable consultar fechas y zonas en la Associació Coordinadora de Pessebres Vivents de Catalunya.

Photo credit: Vilanova i la Geltrú / Foter / CC BY